El Montepío denuncia el pelotazo de 5,8 millones en los apartamentos turísticos

Juan José Pulgar. / MARIO ROJAS

Cifra en un 63% el beneficio obtenido por el empresario Sergio Díaz por la venta de los dúplex de Roquetas a la mutua, y en un 49% la operación de los Alcázares

ANA MORIYÓN

El Montepío de la Minería aporta nueva y relevante información que podría servir para reabrir el caso del presunto pelotazo urbanístico en relación a la compraventa de apartamentos turísticos en 2003 por parte de esta institución que, aunque en su día llegó a los tribunales, quedó archivado provisionalmente. La actual dirección, con Juan José Pulgar al frente, quiere depurar responsabilidades por aquel escándalo urbanístico ocurrido en la etapa de Alfredo Álvarez Espina -predecesor de José Antonio Postigo y también del SOMA- y ha presentado ante la Fiscalía Anticorrupción «dos nuevos elementos» que permitirían cuantificar los beneficios obtenidos por el empresario Sergio Díaz Sariego en torno a las dos operaciones, prácticamente paralelas, que éste realizó con la mutua a través de dos firmas diferentes. «Dos operaciones que suman unos seis millones y que generan dudas más que razonables. Lo lógico es que nosotros lo traslademos a la Fiscalía», resuelve Pulgar.

El actual presidente del Montepío da, incluso, un paso más y acusa como presunto responsable sindical a Ricardo González Argüelles, quien autorizó ambas operaciones en su condición de vicepresidente de la institución y representante de CC OO como socio protector. Sindicato, anota Pulgar, que en aquel momento estaba dirigido por Alberto Rubio, hoy presidente de la plataforma crítica que pide la dimisión de la actual cúpula del Montepío por su posible vinculación con los hechos que ahora se investigan. «Quien ahora pide tanta dimisión no debería escupir tanto para arriba», le advierte.

El caso de la compraventa de apartamentos no es, en absoluto, nuevo. Era conocido que en 2003 el Montepío había vendido 61 dúplex en Los Alcázares (Murcia) muy por debajo del valor del mercado a Mitra XXI, de la que era administrador Sergio Díaz Sariego. Exactamente, se vendió cada piso por 54.091 euros (3,2 millones) cuando, en aquella época, el valor de este tipo de apartamentos en esa zona oscilaba entre los 84.000 y los 102.000 euros. Se sabe, incluso, que para la compra de estos pisos el empresario pidió un crédito en el que se tasó cada apartamento en 72.000 euros.

La nueva documentación a la que ha tenido acceso el Montepío podría confirmar estas, hasta ahora, meras conjeturas y cuantificar los beneficios reales de este empresario en aquella operación. La mutualidad puede acreditar ahora, gracias a una sentencia que de 2012 -en la que se condena al administrador de Mitra XXI a dos años de prisión y una multa de más de 200.000 euros por un expediente abierto por la Agencia Tributaria- que el citado empresario ingresó 3.713.796 millones por la venta de parte de aquellos 61 dúplex. Exactamente, 46. Esto ha permitido calcular una media bastante fiable del precio de cada apartamento, unos 80.734 euros, y cifrar los ingresos totales que el empresario habría obtenido por la venta del paquete completo en 4,9 millones. Esto significaría que vendió los pisos un 49% más caros del precio a los que los adquirió, con unos beneficios de 1,6 millones.

Lo ocurrido en Roquetas es aún más llamativo. El mismo empresario, a través de otra firma, Forlaca SL, vendió en aquella época al Montepío un bloque de 140 apartamentos en esta localidad almeriense por 10,8 millones, lo que ya entonces llamó mucho la atención al entender que era un precio muy desproporcionado. Hoy el Montepío dice poder confirmarlo gracias a la certificación del registro de la propiedad de la compra de estos apartamentos por parte de Forlaca al grupo Hoteles Playa S. A. un año antes, en 2002. El edificio se compró en 6,6 millones para venderlo posteriormente por 10,8 millones (un 63% más caro), generando unos beneficios de 4,2 millones al empresario.

De esta forma, el Montepío acredita un pelotazo urbanístico en la compraventa de estos apartamentos de 5,8 millones del que, supuestamente, se benefició directamente Sergio Díaz Sariego que, «se da la circunstancia, es yerno de Amado Hevia, muy vinculado con José Antonio Postigo en temas mineros relacionados con la Nicolasa». La mutualidad señala como responsable sindical al entonces vicepresidente del Montepío, por ser la persona que autorizó ambas operaciones, pero excusa al grueso de los miembros de la comisión regional a quienes, dice Pulgar, les habrían «engañado» presentándoles informes técnicos manipulados.

Son varios los ejemplos que aporta en este sentido. Primero, dice, se les mostró dos tasaciones de sendos dúplex de Murcia muy por debajo del valor del mercado, con precios inferiores a los 54.000 euros a los que finalmente se vendieron, mientras que los de Roquetas se hicieron «por encima del valor». Estos, además, se tasaron como si el bloque tuviera diez años, cuando tenía 30 y, además, «se hizo una tasación como si los apartamentos se fueran a vender de uno en uno, cuando formaban parte de un bloque». «No se les puede hacer responsables de una operación sobre la que tenían informes técnicos manipulados o se les ocultó información», mantiene.

Más

Fotos

Vídeos