IU negociará con las federaciones un nuevo plan de saneamiento económico

Garzón saluda a Pablo Iglesias en el Congreso. / AFP
Garzón saluda a Pablo Iglesias en el Congreso. / AFP

La dirección nacional presentó a las regionales su propuesta de ajuste financiero, en la que pide a cada cargo público y empleado de la coalición que donen 1.000 euros

DANIEL FERNÁNDEZ GIJÓN.

La dirección federal de Izquierda Unida pide una derrama de 60.000 euros a cada federación autonómica y la donación de 1.000 euros correspondiente a la paga extra de diciembre que perciben sus cargos políticos para contribuir al saneamiento de su maltrecha economía. Una situación financiera asfixiante que amenaza, incluso, como adelantó EL COMERCIO el pasado jueves, con un posible embargo de sus cuentas por parte de Hacienda, si en enero no hace frente a la devolución de 1,9 millones de euros procedentes del adelanto de la subvención electoral para la campaña a las generales de diciembre de 2015.

El secretario federal de Organización de la coalición, Ismael González, se reunió ayer con los responsables del área y de finanzas de las federaciones autonómicas para presentarles su propuesta inicial de ajuste que evite colocar a la coalición al borde del colapso económico, con una deuda total de unos ocho millones de euros.

Jaime Gareth, secretario de Convergencia de la coalición, fue el representante de Asturias en una reunión «cordial y en la que todos hemos apelado a la responsabilidad».

El documento presentado por Ismael González fue aprobado previamente por la comisión colegiada de la coalición, que es el máximo órgano de dirección política entre consejos políticos. Sin embargo, ayer se comprometió a que ese documento sirva como base para la negociación de un nuevo plan de ajuste financiero de la formación.

«Todos nos comprometemos a atender la llamada de ayuda, pero siempre desde la responsabilidad. No podemos poner en riesgo nuestras propias cuentas por atender algunas de las exigencias, como tampoco podemos dejar que el barco se hunda», precisó ayer Gareth.

En la reunión de ayer se decidió mantener nuevos contactos para diseñar un nuevo plan financiero, que debe ser definitivo, para ser refrendado en la próxima coordinadora federal, convocada para el 16 de diciembre.

Entre las propuestas planteadas, la dirección federal pide a los cargos políticos que donen 1.000 euros de su paga extra de diciembre; que se implemente una donación por idéntico importe a todos los cargos públicos que perciben un sueldo más dietas superior a tres veces el Salario Mínimo Interprofesional; solicitar a los empleados del partido que donen una cantidad equivalente a lo solicitado a los cargos públicos y la retención a las federaciones autonómicas de las cuotas de afiliados del primer trimestre del año.

Como ya avanzó EL COMERCIO, el partido que dirige Alberto Garzón también propone a las federaciones una especie de 'derrama'. Ayer se supo la cantidad que se solicita: 60.000 euros. El coordinador regional de IU, Ramón Argüelles, estima en más 130.000 euros la aportación que desde Asturias se debería hacer, contando esa 'derrama' y las donaciones a cargos públicos que plantea. «Colaboraremos, como siempre hemos hecho ante estos llamamientos, pero no pondremos en riesgo nuestra economía», advirtió el jueves Argüelles a la dirección federal de la coalición.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos