Los padres de Gabriel: «Saber que se fue en la primera hora es más reconfortante»

Ángel Cruz y Patricia Ramírez, padres del pequeño Gabriel. / Carlos Barba (Efe) I Atlas

Patricia Ramírez y Ángel Cruz han pedido que no se recojan firmas a favor de la prisión permanente revisable junto al monumento de la ballena que ha servido de homenaje a su hijo porque «es incompatible con el duelo» que están pasando

EUROPA PRESSAlmería

Patricia Ramírez y Ángel Cruz han indicado este sábado que el hecho de que su hijo de ocho años Gabriel Cruz muriese «entre una y dos horas» después de que fuera raptado por Ana Julia Quezada presuntamente el 27 de febrero en Las Hortichuelas, en Níjar (Almería), tal y como revela el último informe de autopsia, hace «más reconfortante su pérdida, porque no hubo tiempo de que sufriese».

«Solventa muchas de las dudas que nos atormentaban en los momentos de miedo, de terror que vivimos durante los 13 días de búsqueda y nos hizo pensar que se fue tan feliz como había sido hasta ese momento», ha trasladado Patricia entre lágrimas, ya que, tal y como ha confesado, afrontar estos hechos «nos cuesta sin que se nos encoja cada pelo y cada poro de nuestra piel».

En una comparecencia ante los medios de comunicación este sábado en el hotel Cala Grande de Las Negras, y acompañados de su letrado Paco Torres y del psicólogo que les está guiando en el tránsito del duelo por su hijo, Patricia y Ángel, con la voz rota, han expresado su «confianza» en la justicia para que la presunta asesina de su hijo «no pueda volver a hacer daño a nadie».

A preguntas de los periodistas, la madre del pequeño ha admitido que, «de alguna manera sí sospechaba» de la entonces pareja sentimental de Ángel Cruz, si bien él se ha pronunciado en sentido contrario. «Yo no sospechaba en absoluto. Dormía con ella, me consolaba a mí cada noche, yo no sospechaba. Al daño por la pérdida de Gabriel se añade el daño por tenerla a nuestro lado y, encima de todo, intentar consolarla», ha dicho el padre.

Mientras, la madre, ha afirmado tajante: «desde luego lo que nunca pudimos imaginar, jamás, es este terrible desenlace. Jamás pasó por ninguno de nosotros que falleciera el primer día y que hayamos vivido 13 días de engaño y dureza».

«De alguna manera yo sí sospechaba y conforme avanzaba la investigación, bastante más. Intuiciones, iba poco a poco viendo cosas y aumentaba el nerviosismo», ha añadido para precisar que estaban «aterrorizados cada vez que la bruja salía y la seguían numerosos vehículos de los medios de comunicación que podían dificultar el desenlace».

«Nos atormentaba que por nuestra culpa, por la implicación de la gente en su búsqueda, hubiéramos podido impedir su puesta en libertad o facilitar su posible muerte. Por eso la autopsia solventó muchas de estas dudas y nos ha hecho más reconfortante su pérdida porque no hubo tiempo de que sufriese», ha reiterado.

Patricia ha recordado, en esta línea, cómo pasaron «muchísimo miedo» y el «terror permanecía con nosotros cada minuto, cada hora, cada noche», al tiempo que ha trasladado cómo «nos atormentaban miles de pensamientos sobre Gabriel; si estaba retenido, si le darían de comer, si tendría frío, miedo, si lo habrían drogado o podrían estar abusando de él».

«Recordamos la alegría que nos dio que no lo encontraran dos días después de encontrar su camiseta porque pensamos que podía estar en el fondo de un pozo», ha asegurado en relación a la búsqueda que los agentes del Grupo de Actividades Subacuáticas de la Guardia Civil en las balsas de la depuradora de Las Negras.

Prisión permanente revisable

Durante la comparecencia, ambos han hecho alusión, asimismo, a la prisión permanente revisable a raíz de una iniciativa ciudadana que estaría promoviendo un recogida de firmas en favor de esta medida penal en la ballena que preside el final de La Rambla de la capital almeriense, y que se ha convertido en altar improvisado en recuerdo del pequeño Gabriel.

«Hablar de la prisión permanente revisable es incompatible con el duelo que estamos pasando y no podemos dar una opinión formada al respecto, pero sí pedimos -ha remarcado Patricia- que no se haga en este sitio donde de manera espontánea se han ofrecido miles de gestos de cariño continuos hacia nuestro hijo que nada tiene que ver con el debate político y penal. Es un sitio en el que ofrecer cariño y amor hacía nosotros, hacia Gabriel, para honrar la memoria de nuestro 'pescaito'. Es un santuario y la experiencia de duelo que estamos atravesando es harto incompatible un posicionamiento político y legal».

En la misma línea se ha pronunciado Ángel, quien ha señalado que la propuesta de la familia pasa por que se ponga el nombre del pequeño «a la ballena más bonita del mundo por todo el amor que contiene, porque es un lugar donde ir para estar con él».

«Gabriel estaría viendo con la boca abierta y su sonrisa eterna cómo se pone su nombre al acuario que tanto le gustaba visitar, cómo se va a hacer un parque infantil en Las Hortichuelas en su honor para que los niños puedan jugar en un entorno seguro y divertido, o cómo una maestra brillante está coordinando un libro de cuentos hechos por niños muy cercanos a él», ha dicho.

Patricia y Ángel ha dedicado buena parte de su intervención a agradecer lo que han denominado «la cadena de favores» que desde el minuto uno generó la desaparición de su hijo, y han señalado que esta «se encuentra más viva que nunca, empujándonos con fuerza y valentía» en una situación que han descrito de «grandísima complejidad personal y emocional».

«Todos somos Gabriel y lo seguimos siendo, con el dolor y el pesar que eso conlleva, y la importancia que queramos que se sepa supone cada muestra de solidaridad que nos está haciendo este trayecto vital más llevadero con arrojo, valentía y ánimo», ha expresado Patricia.

«Mar de amor inmenso»

El desgrane de agradecimientos ha tenido una mención especial a los agentes de la Guardia Civil que han participado en la investigación que «ha permitido detener al malo para que no vuelva a hacer daño nunca más», en alusión a Ana Julia Quezada, en prisión provisional por presunto asesinato, detención ilegal y contra la integridad moral. «Gracias por la dedicación, la profesionalidad y la implicación de los agentes que nos devolvieron, entre lágrimas de frustración incontenible, a nuestro hijo», han manifestado.

Han hecho referencia, asimismo, a «los miles de 'pescaitos'» que «inundaron las ventanas, los colegios, los coches, y las redes sociales», porque «nos hicieron más fuerte nuestro debilitado corazón y creímos con firmeza que volvería con nosotros», y a las miles de personas que «no cayeron en la rabia» cuando se «produjo el fatal desenlace en el que jamás pensamos».

«Se fue como un rey gracias a la profesionalidad y al altruismo de muchos», ha asegurado Ángel, quien también ha valorado «los ciertos de cartas de apoyo y muestras de cariño con más de 1.000 correos electrónicos y mensajes en redes sociales que nos calientan el alma y hacen que nuestro hijo esté presente, eterno, a través de vuestros corazones». «Agradecemos las miles de lágrimas ofrecidas a Gabriel que se han traducido en un mar de amor intenso y lleno de buenas intenciones que hacen que esté nadando alegre en el Reino de los Cielos, como le gustaba y como se merece», han concluido.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos