«Un partido que apoya Aznar no puede seducir al centro-izquierda»

«Un partido que apoya Aznar no puede seducir al centro-izquierda»

ANA MORIYÓN OVIEDO.

-El Gobierno de Rajoy en apenas dos semanas ha tenido que enfrentarse a dos movilizaciones de sectores muy amplios, la de pensionistas y la de mujeres, con un apoyo masivo por parte de toda la sociedad. ¿Estamos viviendo un punto de inflexión?

-Creo que el Gobierno se está equivocando a la hora de hacer el diagnóstico. Los jubilados se manifiestan, las mujeres y colectivos feministas se manifiestan, los estudiantes se manifiestan... Si la recuperación no llega a la calle, la calle sale a reclamar esa recuperación. Y el debate que subyace en muchas de esas movilizaciones tiene que ver con cómo se reparten esos frutos de crecimiento. Tenemos un gobierno desgraciadamente paralizado, inmovilizado, que ha socializado las pérdidas en los años de crisis y ahora trata de privatizar los frutos de ese crecimiento en manos de una minoría.

-El pacto presupuestario del Gobierno con Ciudadanos incluye pequeños guiños a los pensionistas. ¿Supone esto para el PSOE algún tipo de presión?

-No, porque son todo parches y remiendos. Que venga ahora Rajoy diciendo que las pensiones mínimas las puede subir un 1 o un 2% nos parece una verdad a medias, que es la peor de las mentiras, porque en realidad lo que no se modifica es lo estructural. Y, mientras que no se modifique eso, la fórmula que tiene Rajoy para resolver la crisis del sistema público de pensiones es que usted y yo, cuantos más años tengamos, menos pensión cobramos.

-Si no hay presupuestos y Rajoy no dimite, como le piden, ¿habrá moción de censura?

-Como mínimo, el presidente del Gobierno si no aprueba los presupuestos se tiene que someter a una cuestión de confianza y si pierde esa cuestión de confianza pues, lógicamente, este país debe ser llamado a las urnas para que haya una mayoría parlamentaria que pueda permitir que el Gobierno gobierne. Rajoy ha tomado bastante gusto a esto de gobernar en funciones. Pero gobernar no es vivir en la Moncloa.

-Hablemos de encuestas. ¿Debe estar el PSOE preocupado por un sorpasso de Ciudadanos?

-Quien tiene que estar preocupado es el PP porque, si antes teníamos una derecha monopolizada por un único partido, hoy tenemos una derecha bicéfala. La estamos viendo y la vamos a ver en el proyecto de presupuestos donde no se va resolver el problema de las pensiones, no se va a resolver el problema de la infrafinanciación de la sanidad, ni tampoco el de la educación, porque la guerra fría en la que está sumida la derecha de este país es una guerra de poder, de reparto de escaños, pero no es ideológica. Ahora mismo la derecha está hipermovilizada porque hay una competición por ver quién representa mejor a la España conservadora. Cuando lleguen las elecciones, será la izquierda la que salga a la calle y vote.

-¿No teme que los votantes vean a un PSOE demasiado escorado a la izquierda y que Ciudadanos le reste votos del centro?

-Un partido al que Aznar da palmadas en la espalda no lo veo capaz de convencer a un electorado del centro-izquierda.

-El PSOE a la izquierda que tanto quiere la militancia, quizá no es el más centrado que suele querer el votante medio. ¿Puede ser que de tanto preocuparse por la militancia se olviden de los votantes?

-Las principales preocupaciones que tiene ahora la sociedad es cómo se crece, porque hacerlo a costa de devaluar los salarios a través de una reforma laboral es una decisión política, pero también cómo se redistribuye ese crecimiento, porque no hay recursos para subir las pensiones conforme al IPC, pero sí se ha hecho una reforma fiscal que ha beneficiado a la población más rica de este país. Y la respuesta a estas preguntas es más izquierda y no la suma de dos derechas.

-La derecha está dividida, pero la izquierda también. ¿Están Podemos y PSOE condenados a entenderse?

-Deberíamos entendernos en muchas políticas, pero hay cosas que nos separan, es evidente. El reconocimiento por parte de Podemos del derecho de autodeterminación de un determinado territorio es algo que nos separa y que creo que, además, está dañando a Unidos Podemos. Me siento próximo a los votantes de Unidos Podemos, sin duda alguna, pero creo que sus dirigentes se han equivocado.

-Ya que saca usted el tema de Cataluña. ¿Habrá forma de resolver este conflicto o nos vemos abocados a otras elecciones?

-Espero que se resuelva y que no haya elecciones. Creo que cuanto antes el bloque independentista reconozca que la solución no puede ser la unilateralidad y la ilegalidad, y que se tiene que abrir una legislatura autonomista respetuosa con el marco constitucional, mejor les irá a los catalanes. Pero lo que estamos viendo es un bloqueo sistemático por parte del bloque independentista. Parece que están renunciando a gobernar.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos