Los partidos descartan el acuerdo presupuestario a cuatro que pide Podemos

A. S. OVIEDO.

Poco espacio para la floritura hay en el debate presupuestario asturiano. Las cartas están muy marcadas, con la opción de pactar a derecha o izquierda como única dicotomía, y propuestas como la vía transversal que plantea Podemos, que defiende incorporar a Ciudadanos a un acuerdo a cuatro bandas en el que también estén presentes el PSOE e IU, tienen poco recorrido. Los partidos implicados le dan, al menos, muy poco margen.

El portavoz de Podemos, Emilio León, lanzó el pasado lunes ese planteamiento. La realidad es que la formación quiere evitar a toda costa caer en el discurso que maneja el Gobierno del acuerdo de la izquierda, convirtiendo en una mayoría real los 28 escaños que el PSOE, IU y el partido morado suman en la Junta, e intenta marcar su perfil propio. Por un lado, poniéndose en pie de igualdad con los socialistas y alejando a Izquierda Unida del primer plano. Por otro, intentando meter a Ciudadanos en la operación para trasladar un mensaje de mayor pluralidad y transversalidad. Pero el margen para que ese discurso cuaje es cero.

En las filas socialistas tal posibilidad se reduce a una maniobra táctica de Podemos para embarrar el terreno. En el PSOE se duda de que el partido morado tenga voluntad real de aprobar las cuentas. Y se piensa que, en caso de que se decidiera a hacerlo, lo haría evitando una foto en la que también estuviera IU. De ahí, razonan, ese deseo de 'colar' a Ciudadanos y atender propuestas «razonables» del partido naranja, en palabras de Emilio León. Pero esa tesis no se considera creíble.

Por varias razones. Entre otras, que cualquier acuerdo con Ciudadanos acabaría desplazando a IU, que tiene posiciones antitéticas. En la coalición, de hecho, se da por seguro que el objetivo de Podemos es precisamente ese.

Y luego está Ciudadanos, cuyos responsables asumen que pactar con Podemos, cuyas propuestas ven frontalmente opuestas, es inviable.

Fotos

Vídeos