Pérez se rodea de la mitad del Gobierno para presentar su candidatura a la FSA

Paz Fernández Felgueroso, Raquel Ruiz y José María Pérez, en primera fila. Atrás, de pie, los consejeros Guillermo Martínez y Fernando Lastra. También acudieron al acto las consejeras Pilar Varela y María Jesús Álvarez y diputados regionales. / DANIEL MORA
Paz Fernández Felgueroso, Raquel Ruiz y José María Pérez, en primera fila. Atrás, de pie, los consejeros Guillermo Martínez y Fernando Lastra. También acudieron al acto las consejeras Pilar Varela y María Jesús Álvarez y diputados regionales. / DANIEL MORA

El edil gijonés aboga por un proyecto nuevo que use como «base» la labor de Javier Fernández y que huya de «eslóganes vacíos»

ANA MORIYÓN GIJÓN.

José María Pérez presentó ayer su candidatura a la Secretaría General de la Federación Socialista Asturiana (FSA) en la Casa del Pueblo de Gijón ante cerca de cuatrocientas personas y, pese a rechazar la etiqueta de candidato 'oficialista', lo hizo arropado por una nutrida representación del aparato. Se pudo ver entre el público a la mitad del Gobierno de Javier Fernández -concretamente, a los consejeros de Infraestructuras, Fernando Lastra; Servicios y Derechos Sociales, Pilar Varela; Presidencia, Guillermo Martínez y Desarrollo Rural, María Jesús Álvarez-; así como a varios diputados -incluido el nuevo portavoz del grupo, Marcelino Marcos Líndez y la portavoz adjunto, Carmen Eva Pérez-; al expresidente del Principado y ahora senador, Vicente Álvarez Areces; además de a Ignacio García Palacios, alcalde de Navia y presidente de la Federación Asturiana de Concejos, entre otros regidores y ediles.

Un público que respondió con un fuerte aplauso cuando el ya precandidato defendió la labor del actual secretario general, Javier Fernández, y abogó por construir un «partido nuevo», pero usando como «base» la labor realizada por el también presidente del Gobierno regional. «No podemos permitir que nadie ponga en duda la acción del Gobierno. Tenemos que trabajar sobre esa base», incidió Pérez, quien abogó por «dar un paso más» para dar respuesta a los retos de Asturias en materia de empleo, sostenibilidad medioambiental, modernización de los servicios públicos e igualdad de oportunidades, entre otras cuestiones.

El presidente de la gestora del PSOE gijonés comenzó su intervención abogando por la «unidad» del partido, para lo que entiende vital superar las diferencias que pudieran haberse expuesto en el congreso federal, que dividió a la militancia entre 'susanistas' y 'sanchistas'. Centró, de hecho, buena parte de su discurso en subrayar la importancia de recuperar la «fraternidad» que caracterizaba al PSOE y apostar por un modelo de partido más «conciliador», con mayor capacidad para «escuchar» a todo el mundo. Pidió huir de la «caza de brujas» contra aquellos que no comparten los mismos posicionamientos y, por el contrario, defendió un proyecto «integrador» en el que las diferencias que puedan surgir se vean como oportunidades. Y en esta línea tendió la mano al otro precandidato, Adrián Barbón, cabeza visible de los 'sanchistas' en la región, para la celebración de debates conjuntos en relación a los retos del socialismo asturiano.

Hoy, también en la Casa del Pueblo de Gijón, presenta su candidatura Adrián Barbón

Pérez, que defendió la bicefalia y prometió que si sale elegido secretario general no se presentará como candidato a la Presidencia del Principado, incidió en la importancia de construir un partido «no sólo para los militantes de carnet, sino también para los de corazón» que buscan en las siglas del PSOE una formación capaz de solucionar sus problemas. Y para no fallar a esa masa social rechazó los eslóganes vacíos, en un claro distanciamiento con Podemos, y apostó por trabajar unidos en la elaboración de «estrategias claras» que den respuesta a esos problemas. Esta tarde, también en la Casa del Pueblo de Gijón, presentará su candidatura Adrián Barbón.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos