La suspensión del pleno del 8 de marzo por la huelga feminista suscita polémica en la Junta

La suspensión del pleno del 8 de marzo por la huelga feminista suscita polémica en la Junta
Luis Venta, Mercedes Fernández y Nicanor García, ayer, durante la junta de portavoces. / HUGO ÁLVAREZ

PSOE, Podemos e IU impulsan la medida como «gesto» en apoyo a las mujeres, pero el PP habla de «imposición»

ANA MORIYÓN OVIEDO.

La Junta General suspenderá el pleno previsto para el próximo 8 de marzo, Día de la Mujer, en apoyo a la huelga feminista. PSOE, Podemos e IU, partidarios de que así sea, suman la mayoría que se precisa para que la junta de portavoces del próximo lunes adopte esta medida, poco habitual, pero no insólita, y que ha suscitado polémica entre los partidos. La derecha, minoría en el hemiciclo, no comparte la decisión del bloque de la izquierda de suspender una de las dos sesiones plenarias -la medida afectaría exclusivamente al jueves, no al viernes- aunque las principales críticas proceden del PP. Mercedes Fernández considera que los derechos de las mujeres se pueden defender de muchas formas sin necesidad de suspender la actividad parlamentaria y sostiene que la huelga debe ser un derecho, y no una imposición. Con la suspensión del pleno, argumenta la líder del PP, se está «imponiendo» a los diputados concurrir a la huelga.

Los grupos de la izquierda entienden necesario suspender el pleno para «escenificar» desde la Junta un «apoyo sólido» a las mujeres, en palabras del portavoz socialista en la Junta, Marcelino Marcos Líndez. «Los partidos tienen que hacer gestos, no solo declaraciones institucionales», añadió Emilio León, de Podemos, quien ante las críticas del PP recordó que es una práctica que se adopta en otras ocasiones, como en la semana de los Premios Princesa de Asturias. «Pero no todas las mujeres viven como princesas», apostilló. «La Cámara debe ser solidaria y comprometerse», completó Gaspar Llamazares, de IU.

Los partidos de la derecha dicen compartir el fondo de muchas de las reivindicaciones que se defenderán el próximo 8 de marzo, pero no la forma, y se mostraron contrarios a la suspensión del pleno en la reunión semanal de portavoces celebrada ayer en la Junta.

IU llama «faltona» a Fernández

La presidenta del PP lo hizo con especial «vehemencia», en opinión del socialista Marcelino Marcos Líndez, si bien el parlamentario de IU Gaspar Llamazares calificó la actitud de la líder popular de «faltona» por entrar en descalificativos personales en lugar de aceptar la decisión mayoritaria.

Mercedes Fernández justificó su posición al entender que la suspensión del pleno implica la «imposición» de la huelga y cargó duramente contra el PSOE, con quien dijo estar «desconcertada» porque, según su versión, la semana pasada había planteado que precisamente el día 8 se leyese una declaración institucional en el hemiciclo. «De lo dicho nada, alguien tocó el silbato una vez más», recriminó. El grupo socialista niega estos hechos y reprocha a la líder popular que no sólo «tenga problemas para respetar las decisiones que la junta de portavoces adopta de forma legítima y soberana», sino que llegue a «mentir» para escenificar una posición «inadmisible» que demuestra que su partido está «sordo ante un problema grave que merece la repulsa de la sociedad».

También contrarios a la suspensión del pleno se posicionaron Foro y Ciudadanos. La presidenta de Foro, Cristina Coto, argumentó que la Junta «ya está suficientemente parada» como para hacer huelga, y el portavoz de Ciudadanos, Nicanor García, avanzó que votará en contra cuando tenga que pronunciarse.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos