Podemos contradice a la FSA y niega que haya «avances» en la negociación presupuestaria

Javier Fernández, en el centro, rodeado por el grueso del grupo parlamentario socialista. / ÁLEX PIÑA
Javier Fernández, en el centro, rodeado por el grueso del grupo parlamentario socialista. / ÁLEX PIÑA

Aunque ambos partidos continúan lanzándose mensajes favorables al diálogo, el rechazo del PSOE a las propuestas de los morados dificulta el acuerdo

ANA MORIYÓN | GLORIA POMARADA OVIEDO/LLANES.

La negociación presupuestaria abierta entre el Gobierno de Javier Fernández y el resto de las fuerzas de la izquierda no parece que vaya por buen camino. El debate sobre el estado de la región celebrado esta semana no ha hecho más que sembrar dudas sobre la distancia que separa al PSOE con sus potenciales aliados, especialmente con Podemos, con quien se ha podido comprobar cierto acercamiento en lo que a las formas se refiere, pero también que en lo sustancial siguen sin entenderse. La situación es tan confusa que ayer la Federación Socialista Asturiana (FSA) hablaba de «avances» en la negociación presupuestaria mientras Podemos negaba tajantemente que hubiera motivo para el «optimismo». Ambas partes continúan, eso sí, lanzándose mensajes favorables al diálogo y reiteran que las conversaciones continúan abiertas, pero lo cierto es que el tiempo apremia y que existen escollos que, al menos por el momento, parecen insalvables.

El secretario general de la FSA, Adrián Barbón, fue ayer optimista respecto a las conversaciones abiertas con las formaciones de la izquierda para la aprobación de las cuentas del próximo ejercicio. Durante su visita a Llanes con motivo de la asamblea de la Agrupación Socialista local, Barbón aseguró que la negociación no solo continúa «abierta» pese a las evidentes discrepancias detectadas, especialmente con la formación morada, sino que hay «avances». «Lo digo como lo siento», añadió. Si bien rechazó extenderse en sus declaraciones para evitar «distorsionar el debate que se está produciendo», el máximo dirigente del PSOE asturiano insistió en la apuesta de la FSA por «demostrar que las tres fuerzas de la izquierda pueden dejar de lado sus discrepancias, enfrentamientos y lógicas por el bien común, que es aprobar unos presupuestos generales para Asturias que, sin duda, es algo que va a beneficiar a los ciudadanos».

Sin embargo, casi de forma simultánea, Emilio León, portavoz de Podemos en la Junta, rebatía sus palabras. El diputado de la formación morada negaba que hubiera motivos para el optimismo después de que el PSOE rechazara en la última sesión del debate sobre el estado de la región algunas de las propuestas que su grupo considera «fundamentales». Especialmente, citó León, la gratuidad para la red de cero a tres años, que los socialistas ven inviable, al menos a corto plazo, y que se ha convertido en el principal escollo de la negociación entre ambas fuerzas. «El PSOE tiene que admitir la integración de la escuela de cero a tres años porque es un mecanismo fundamental para hacer frente al problema demográfico que hay en Asturias y para favorecer la conciliación laboral y familiar», resolvió León, quien se quejó de que el PSOE -que votó el pasado viernes en contra de la propuesta de resolución de Podemos en esta materia- insista «en que las familias tengan que hacer un sobreesfuerzo para acceder a este derecho».

El diputado de Podemos recrimina al Gobierno regional que el único «avance» en la negociación tiene que ver con el «desbloqueo» de la Unidad Anticorrupción. Pero, lejos de agradecer el gesto socialista, León resta importancia y señala que es «lo menos» que puede hacer el Ejecutivo de Javier Fernández «el año del 'caso Hulla y en el que se conoce la sentencia contra el exconsejero Iglesias Riopedre».

Otras reivindicaciones

El futuro modelo de la red educativo de 0 a 3 años, para el que Podemos pide total gratuidad mientras que el Gobierno aboga por una financiación mixta de la administración y las familias, es quizá el principal punto de desacuerdo. El gabinete de Javier Fernández no ve factible asumir este planteamiento de forma inminente, como pretende Podemos, y lo deriva a futuros estudios sobre el modelo a desarrollar. Pero hay más puntos de desunión. El PSOE rechazó el pasado viernes en la última sesión del debate sobre el estado de la región muchas de las propuestas presentadas Podemos, como la creación de 1.000 nuevas plazas en el sector sanitario, una reforma de la contratación en la sanidad para ahorrar hasta 30 millones de euros al año o una auditoría a la empresa de vivienda pública Vipasa. Y, aunque algunas salieron adelante gracias a los votos de otros grupos, la falta de apoyo por parte del PSOE a las propuestas de Podemos ha provocado un enfriamiento entre ambas formaciones. La negociación, no obstante, no se ha roto y se espera que la próxima semana sea especialmente intensa, con reuniones por parte del Gobierno regional tanto con Podemos como con IU, con quien la relación siempre ha sido más fácil, si bien su apoyo es insuficiente para poder aprobar las cuentas.

Más noticias

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos