Podemos se desploma por su gestión de la crisis de Cataluña

Una mujer lleva una de las urnas, en Barcelona. /Eloy Alonso (Reuters)
Una mujer lleva una de las urnas, en Barcelona. / Eloy Alonso (Reuters)

Ciudadanos pisa los talones en intención de voto al partido de Iglesias, según el CIS, y el PP mantiene la ventaja de casi cuatro puntos sobre el PSOE | La independencia de Cataluña se convierte en el segundo problema del país, solo superado por la preocupación por el paro

Ramón Gorriarán
RAMÓN GORRIARÁNMadrid

Podemos y todas sus confluencias sufren un retroceso en sus expectativas de voto, de acuerdo al barómetro de octubre que ha difundido hoy el CIS. La suma de Unidos Podemos, En Comú Podem, Compromís y En Marea alcanza el 18,5% de los votos, apenas un punto más que Ciudadanos, que con su 17,5% obtiene su mejor resultado en los estudios del centro demoscópico.

En el anterior sondeo con intención de voto, el de julio, Unidos Podemos y sus aliados tenían una intención de voto del 20,3% y tres meses después han perdido casi dos puntos. Todo lo contrario que Ciudadanos, que en julio había cosechado un 14,5%, y ahora exhibe tres puntos más.

Unas cifras que hay que leerlas a la luz de la situación en Cataluña, en la que la gestión de la crisis por parte del partido de Iglesias se ha situado en la equidistancia entre los independentistas y los constitucionalistas. Ha rechazado la declaración de independencia pero también es contrario a la aplicación del artículo 155 de la Constitución. Una línea política que ha desatado el malestar interno en Podemos y ha provocado un cisma con Podem, su marca en Cataluña, con la dimisión incluida de su secretario general, Albano Dante Fachin.

Ciudadanos, en cambio, ha mantenido un posición de beligerancia total contra el independentismo y ha exigido al Gobierno de Mariano Rajoy la aplicación del 155 desde el primer momento. Es más, ha criticado al Ejecutivo por haber tardado demasiado en poner en marcha esa disposición constitucional para intervenir la Generalitat de Cataluña.

La crisis catalana también ha pasado de ser un problema residual a ser la segunda inquietud de los españoles. En el sondeo de julio, el 2,6% lo citaba como un problema, y ahora hasta el 29% dice que es el mayor quebradero de cabeza de España, por encima de clásicos en este ranking, como la corrupción, 28,3%, o los partidos y sus líderes, el 27,5%. Solo el paro está por encima, con un 66,2% que afirma que es la mayor preocupación nacional. Es la primera vez que la independencia de Cataluña es uno de los principales problemas de España. Además, a la pregunta sobre fórmulas alternativas para organizar territorialmente España, casi el 40% de los encuestados apuestan por mantener un Estado con comunidades autónomas como en la actualidad y solo un 10,2% apuesta por un Estado en el que se reconociese a las comunidades autónomas la posibilidadde convertirse en estados independendientes.

La situación catalana, sin embargo, apenas ha afectado a las expectativas de voto de los dos grandes partidos. El PP se mantiene como el favorito para ganar las elecciones con un 28% de intención de voto, ocho décimas menos que hace tres meses. El PSOE se sitúa detrás con el 24,2%, siete décimas menos que en julio.

El estudio, aunque hecho a escala nacional y, por tanto, con una muestra de Cataluña poco representativa, también refleja que Esquerra sería el partido más votado entre los catalanes, con un 2,7% de intención de voto en toda España, seguido de En Comú Podem con un 2,2% y el PDeCAT se conformaría con el 1,6%.

La valoración de los líderes

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, es el líder político peor valorado entre los cuatro grandes partidos y el penúltimo en la calificación a los portavoces de todas las formaciones políticas con representación en el Congreso, solo por delante de Joan Tardá (ERC). El barómetro da a Iglesias una calificación de sólo 2,67 puntos.

El líder más valorado de los cuatro grandes partidos es el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, con una nota de 3,75, seguido del secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, con un 3,61, mientras que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, tiene una nota de 3,02. Rajoy, sin embargo, se sitúa mejor que Sánchez en la confianza que le dan los ciudadanos que, no obstante, es, en ambos casos, escasa.

Así, sólo el 19,7% tiene mucha o bastante confianza en Rajoy, frente al 14,2% en el caso de Sánchez, mientras que el presidente del Gobierno inspira poca o ninguna confianza al 78,6% de los encuestados y el líder socialista al 83%. La líder política más valorada entre los portavoces del Congreso es Ana Oramas, de Coalición Canaria, con una nota de 4,36.

Fotos

Vídeos