Podemos garantiza que el congreso no afectará al trabajo del partido

León mantiene que el grupo está volcado en la negociación de las cuentas y los críticos prometen no mezclar el proceso con la labor institucional

ANA MORIYÓN OVIEDO.

El clima de tensión en el seno del grupo parlamentario de Podemos es evidente, y a veces palpable, pero ninguna de las partes está dispuesta a que el proceso congresual abierto pase factura a la actividad ordinaria del partido. La gestación de una candidatura alternativa a la del secretario general, Daniel Ripa, respaldada por miembros del grupo parlamentario, ha agitado a la formación morada, pero tanto el sector oficial como el crítico confían en que el proceso interno no interfiera en el día a día del grupo.

El portavoz del partido en la Junta, Emilio León, explicó ayer que los debates y reflexiones en torno al partido deben plantearse en el marco de la asamblea ciudadana autonómica. «Es en ese ámbito donde se tendrán que expresar las ideas, las propuestas y, cuando correspondan, los nombres», respondió el también miembro del Consejo Ciudadano, quien celebró que los estatutos de la formación morada permitan que cualquier simpatizante -«hasta los representantes públicos», especificó- pueda participar activamente en este tipo de procesos y poner sobre la mesa cualquier propuesta que considere oportuna para mejorar el funcionamiento y la estrategia política de la organización.

También el sector crítico quiere separar el proceso interno abierto con la actividad ordinaria del partido y garantiza que, por su parte, se va a poner «todo lo que esté en nuestra mano para que así sea». Sin embargo, ya ha empezado a echar leña al fuego y ha puesto sobre la mesa algunas diferencias con respecto a los mecanismos utilizados por la dirección del partido, que tildó de «precarios», así como sus discrepancias con la estrategia política abanderada estos últimos tres años por Daniel Ripa. Una de las críticas más sustanciales por parte de la corriente crítica es la necesidad de «dar un enfoque diferente al partido» y que la corrupción deje de acaparar la agenda política del partido ya que, razonan fuentes vinculadas a este sector, la agrupación «no puede ocupar el espacio de los tribunales».

Emilio León evitó ayer entrar a valorar directamente esta postura, insistiendo en que se trata de cuestiones que deben tratarse en el seno del congreso. No obstante, sí quiso especificar que el grupo parlamentario está centrado en la negociación de los presupuestos autonómicos de 2018, para lo que, subrayó, las prioridades del partido son «las listas de espera en la sanidad pública, las colas en el Inem y los retrasos en el salario social». Tres cuestiones que el portavoz del grupo parlamentario puso por delante de la lucha contra la corrupción y en las, incidió, el partido se va a centrar «por lo menos en el rol institucional que tenemos».

Otras candidaturas

El proceso congresual dio ayer el pistoletazo de salida, aunque no será hasta el próximo 29 de noviembre cuando se abra el plazo para la inscripción de candidaturas y listas, así como para el registro de documentos. La campaña electoral se prolongará entre el 10 y el 18 de diciembre y las votaciones entre el 19 y el 23 de diciembre, fijándose la proclamación de los resultados para el 26 de diciembre.

Se espera que Daniel Ripa se presente a la reelección y se sabe que se está organizando, paralelamente, una candidatura alternativa respaldada por miembros del grupo parlamentario, entre los que estaría el diputado Héctor Piernavieja, aunque no se descarta que pueda aparecer alguna lista más. El parlamentario ya anunció esta semana en el seno del consejo territorial su intención de presentar una propuesta a la asamblea ciudadana relacionada con la necesidad de «desdigitalizar Podemos», al considerar que hay ciudadanos que tienen dificultades para tener acceso a internet y que están limitados para participar en los procesos abiertos por la organización. Se plantea, en resumen, que la formación esté «más en el mundo real y menos en el digital».

Fotos

Vídeos