Podemos plantea sumar a Ciudadanos a un acuerdo de presupuestos con PSOE e IU

Mercedes Fernández y Javier Fernández, con sus respectivos equipos, en la reunión de ayer. / P. LORENZANA

Pide una negociación «sin prejuicios» que busque un consenso «amplio» en el que haya espacio para propuestas «razonables» del partido naranja

ANDRÉS SUÁREZ OVIEDO.

Podemos quiere huir como del diablo del escenario negociador que intenta dibujar el Gobierno regional para la discusión de los presupuestos de 2018, que pasa por apuntar como única opción posible un acuerdo a tres bandas de PSOE, IU y la propia formación morada. El partido combate ese discurso desde una doble perspectiva. Por un lado, poniéndose casi en pie de igualdad con los socialistas y recordando que sus votos son ya suficientes para llegar a los 23 escaños que otorgan la mayoría que permitiría aprobar las cuentas. Por otro, abriendo el abanico y apelando a un acuerdo «lo más amplio posible», en palabras de su portavoz parlamentario, Emilio León, que pueda incluir las propuestas «razonables» que aporte Ciudadanos.

Podemos no quiere caer en la envolvente que, a su juicio, trata de desplegar el Ejecutivo de Javier Fernández, que habla de un «acuerdo de la izquierda» que sume los escaños de PSOE, Podemos e IU y convierta en una mayoría real la suma de los 28 escaños que los tres partidos aglutinan en la Junta General. La formación morada quiere despegarse de esa hipótesis. Primero, porque sus responsables no comparten esa dicotomía izquierda-derecha de la política clásica y creen que el suyo es un proyecto más amplio y transversal. Y segundo, porque remarcan que sus nueve diputados son ya suficientes para, sumados a los 14 del PSOE, conseguir la mayoría absoluta necesaria para que las cuentas prosperen, y que por lo tanto no tiene sentido enredarse en un debate a tres bandas en el que los cinco parlamentarios de IU, que por sí solos son insuficientes, tendrían tanto valor como los suyos.

Podemos juega con otra perspectiva. En una tertulia radiofónica, León dejó claro ayer que el PSOE solo tiene dos caminos entre los que elegir. Por un lado, el suyo. Por otro, el del PP. Serán los socialistas, reflexionó, los que tendrán que optar. En caso de querer entenderse con la formación morada, el portavoz abrió el foco y planteó que el Ejecutivo de Fernández no mire exclusivamente a Podemos e IU, sino que también se muestre favorable a atender los planteamientos «razonables» que pueda formular Ciudadanos.

León lo resumió con el argumento de que, si el PSOE se decide a «dar un giro» y alejarse del Partido Popular, el camino es emprender un diálogo «sin prejuicios» que no esté guiado exclusivamente por criterios ideológicos, en el que se intente buscar «el acuerdo y el consenso más amplio posible». Algo que se podría conseguir pactando unos asuntos con unas fuerzas y otros temas con otros partidos, haciendo asumible para todos el resultado final.

Un puzle complicado

El planteamiento chirrió ayer en los pasillos de la Junta General. Todos admiten que es un puzle complicado de encajar por las diferentes prioridades que entrarían en esa negociación. En el seno de IU, por ejemplo, llama la atención que Podemos busque incluir a Ciudadanos en la operación cuando en el plano político nacional ambas formaciones mantienen discursos y actitudes radicalmente opuestas que han llegado incluso al terreno personal. Se ve una intención que tiene mucho más que ver con expulsar a IU de ese proceso, por la incompatibilidad de sus tesis con las que defiende la formación naranja, que de voluntad sincera de diálogo.

Más

Fotos

Vídeos