Podemos trata de mostrar una imagen de unidad pese a las tensiones internas

Los tres candidatos a la Secretaría General, ayer, al grito de 'Sí se puede'. / PURIFICACIÓN CITOULA
Los tres candidatos a la Secretaría General, ayer, al grito de 'Sí se puede'. / PURIFICACIÓN CITOULA

Los tres candidatos defienden sus proyectos en un encuentro que sirvió de pistoletazo de salida en la carrera por el liderazgo del partido

ANA MORIYÓN GIJÓN.

Los tres candidatos a la Secretaría General de Podemos Asturias se esforzaron ayer por tratar de ofrecer una imagen de unidad en el seno de una agrupación política que apenas tiene tres años de historia y en la que, defienden, la diversidad de opiniones es enriquecedora y positiva. El diputado Héctor Piernavieja, el primero de los tres en salir al escenario durante el encuentro ciudadano celebrado en Gijón y que marcaba el inicio de la campaña de primarias, forzó incluso la fotografía junto a sus dos oponentes para «demostrar que somos un partido unido y fuerte, en condiciones de gobernar, porque todos juntos podemos». Desató los aplausos del público. Igual que cuando el actual secretario general en funciones, y candidato a la reelección, Daniel Ripa, presentó a su equipo como «34 personas formidables» pero, dirigiéndose a los otros dos candidatos, asumió que «no están todos los que son» y tendió la mano a trabajar unidos. La última en salir en escena, según el orden del sorteo previo, fue la concejala de Langreo Vanesa Llaneza, que también acabó su intervención haciendo una llamada a la unidad «pase lo que pase» en el congreso. De nuevo aplausos.

Sin embargo, las tensiones internas son evidentes y difíciles de disimular. De ahí que el equipo de Piernavieja no pasara por alto -y así lo denunció públicamente Luis Baragaño, teniente de alcalde de Langreo y miembro de la candidatura de 'Agora Asturies'- los desplantes que, en su opinión, estaban recibiendo las candidaturas alternativas por parte de la actual dirección. El propio Piernavieja responsabilizó a los dirigentes del partido de la escasa ilusión que genera el proyecto, que ha hecho que «vayamos perdiendo a la gente por el camino», mientras que Vanesa Llaneza acusó al aparato de «ningunear» a los círculos y de una «deriva burocrática impropia de una organización tan joven».

Todos los tiros, como era de esperar, iban dirigidos a la ejecutiva actual, encabezada por Daniel Ripa, quien se limitó a enumerar los logros alcanzados hasta el momento por la organización, como implantar una red municipalista «única en el Estado» o hacer frente al «acoso» y «chantaje de la mafia» en su lucha contra la corrupción. Fue Nuria Rodríguez, concejala de Xixón Sí Puede y mano derecha de Ripa en la candidatura 'Asturies 2019', quien aprovechó su intervención para, tras dar la «bienvenida a las diferencias, que nos hacen crecer», mostrar su deseo de que estas no se conviertan en «disidencias». «Seamos leales al proyecto», reclamó.

Pero la fractura es evidente y de poco sirvió el esfuerzo de los presentadores del acto por templar los ánimos, llegando a invitar a Ripa a que demostrara su destreza como maño con una 'Jota aragonesa' -algo que declinó-, y poniendo a los tres equipos a aplaudir y chistar de forma coordinada. «Si sale mal siempre podremos ser palmeros», espetó Baragaño.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos