«Estamos dolidos y tristes, pero seguiremos trabajando al servicio de los ciudadanos»

Despliegue policial en la localidad catalana de Pineda. / REUTERS

Los policías gijoneses en Cataluña empiezan a abandonar los hoteles de Pineda con destino a Zaragoza o Huesca ante la posibilidad de tener que volver a intervenir

E. C. GIJÓN.

Los policías que se encuentran alojados en hoteles de la localidad de Pineda del Mar, parte de ellos gijoneses, han comenzado a abandonar la zona y están siendo reubicados en puntos próximos a la comunidad catalana, caso de Zaragoza o Huesca, ante la posibilidad de tener que volver a intervenir. El ambiente en la zona se ha calmado en las últimas horas, según confiesan los agentes.

Una veintena de agentes de la Unidad de Reacción y Prevención de la comisaría de Gijón se encuentran alojados en el hotel de Pineda del Mar que hace unos días fue epicentro de las protestas públicas de los independentistas, que increparon a los agentes desde el exterior. Las unidades policiales han continuado en el establecimiento hasta la finalización del contrato y ayer comenzaron a salir las primeras unidades, con destino a Madrid. De la que forman parte los agentes asturianos será reubicada en puntos príximos a Cataluña, como Huesca o Zaragoza, y aún no retornarán a su punto de origen, a la espera de la evolución de los acontecimientos. No se descarta, pues, que tengan que volver a intervenir si la situación así lo aconseja.

Más noticias

Los agentes sostienen que el trato en el hotel, a pesar de que desde la gerencia del establecimiento, por presión de las autoridades municipales, se instó a cancelar la reserva, ha sido bueno. «Sin ningún problema», señalan sobre la relación con el personal del hotel. También precisan que han podido abastecerse con normalidad, salvo que en algún momento puntual han tenido que recurrir a ensaladas o bocadillos para alguna cena. El Ministerio del Interior dio orden de que, pese al intento de que los agentes abandonasen el hotel, se quedasen hasta el último día de la reserva.

Los agentes, dolidos con el Ministerio del Interior al ver una falta de apoyo político

Los agentes asturianos están con el ánimo «alto», en un ambiente de «compañerismo», señalan. Aseguran que la convivencia en estos días ha sido «buena», pese a lo difícil del escenario. Y dicen sentirse reconfortados por el hecho de que, después de los incidentes ya relatados, al hotel se acercaran personas portando banderas españolas para mostrarles apoyo y respaldo a su trabajo. También valoran positivamente la visita del presidente del PP catalán, Xavier García Albiol, que se emocionó hasta las lágrimas. «Nos reconfortó», admiten.

Porque una de las principales quejas de los policías es el trato que han recibido de las autoridades, del Ministerio del Interior. Se muestran «dolidos y tristes» al considerar que «no han sido respaldados a nivel político». Pero, pese a ello, continúan con el ánimo fuerte «y con la voluntad de seguir trabajando al servicio de los ciudadanos».

El episodio de Montroig

Admiten que en las últimas horas la situación se ha tranquilizado, después de haber vivido momentos difíciles. «No podemos salir a la calle ni hacer vida normal, estamos sitiados, corremos riesgo físico», decían después de la movilización que se vivió a las puertas de su hotel por parte de grupos independentistas.

Por otro lado, los tres agentes que regresaron a Asturias con heridas de distinta consideración fueron víctimas del ataque de una masa de gente que se les echó encima cuando retiraban urnas en la localidad de Montroig. El acontecimiento ha sido objeto de especial interés en los últimos días, después de que trascendieran las imágenes en que se ve a los efectivos abandonando el pueblo presionados por un buen número de sus habitantes.

Fotos

Vídeos