El PP alerta de la conexión directa entre la cooficialidad y el nacionalismo

El PP alerta de la conexión directa entre la cooficialidad y el nacionalismo

Expertos reunidos por el partido coinciden en que la protección del uso del asturiano supondrá «progresivamente» la imposición del idioma

ANA MORIYÓN GIJÓN.

El PP no se anduvo ayer con medias tintas y vinculó directamente la oficialidad del asturiano al nacionalismo. Los populares asturianos volvieron a mostrar su rechazo rotundo a la cooficialidad, pero, esta vez, lo hicieron con toda la artillería: reunieron en el Centro de Cultura Antiguo Instituto, en Gijón, a varios ponentes que, desde diferentes puntos de vista, no solo desaconsejan la cooficialidad, sino que advierten de que aceptarla sería sentar las bases del nacionalismo que, anotó el propio moderador de la jornada, el periodista Carlos Cuesta, «luego acaba en lo que acaba».

No faltaron en la jornada ejemplos de lo que, entiende el PP y los expertos reunidos por esta formación política, podría acabar ocurriendo en esta región si finalmente Podemos e IU consiguen el apoyo del «desgraciadamente nuevo PSOE» -en palabras de Mercedes Fernández- o de Foro, que se abstuvieron recientemente en la votación del dictamen sobre el uso del asturiano, pero que parecen abiertos a avanzar en esta línea.

«La oficialidad traería cambios en la vida de los colegios, la justicia y hasta el ámbito sanitario», apuntó la propia presidenta del PP en Asturias, quien lamentó que quienes defienden establecer la cooficialidad en el Principado no quieran hablar con claridad de los derechos y las obligaciones que este nuevo idioma supondría para los asturianos. «El derecho que ahora exigen unos pocos se convertiría en un deber para toda la sociedad», advirtió Félix Fernández de Castro, doctor en Filología, quien mostró sus dudas sobre el verdadero objetivo de quienes optan por el uso de una lengua que entienden 450 millones de personas a otra que, en el mejor de los casos, podría hablar un millón de personas. «No tiene sentido desde un punto de vista pedagógico», añadió. «El nacionalismo siempre empieza siendo moderado, hace veinte años no te exigían un título de catalán para dar clases en una universidad catalana, ahora sí», alertó el catedrático de Derecho Internacional en la Universidad Autónoma de Cataluña y expresidente de la Sociedad Civil Catalana, Rafael Arenas, para quien Asturias «afortunadamente» puede ahora fijarse en lo que está ocurriendo en esta comunidad antes de tomar una decisión como ésta. «En el colegio de mis hijos en Baleares hasta el castellano se da en catalán», relató Joaquín López, afectado por la política lingüística de las islas, quien está convencido de que detrás de las presiones que -según su relato- recibió su familia para la imposición del catalán, «hay mucho más que una cuestión lingüística, hay una cuestión ideológica».

Incluso el periodista Carlos Cuesta, en su condición de moderador de la jornada -en la que participaron numerosos dirigentes del PP- se manifestó en esta línea y anotó que la oficialidad es un «tapujo» para «montar determinadas asociaciones que acaban absorbiendo fondos» económicos. Entre el público, en el turno de ruegos y preguntas, hubo quien habló incluso del interés de algunas fuerzas políticas por hacer del asturiano «una oficina de colocación de personal». Su argumento recibió el aplauso de los presentes.

IU y Foro

Mientras el PP llevaba ayer su campaña contra la oficialidad a Gijón, la presidenta de la comisión parlamentaria sobre el asturiano y diputada de IU, Concha Masa, afeaba al partido popular que tratara a la llingua como un «enemigo a combatir» y que quisiera darle «sesgo separatista». Y Pedro Leal, de Foro, acusaba a PSOE y a PP de promover un debate «artificial» sobre el asturiano, reprochando directamente a la presidenta del PP que trate de hacer campaña contra Foro en Gijón con esta cuestión. «Solo va a conseguir ser aún un partido más marginal», le recriminó. Pero este debate seguirá en la agenda política. Mañana Javier Fernández deberá explicar en el pleno, a preguntas de la líder popular, qué entiende él por «cooficialidad amable».

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos