El presupuesto de Empleo no convence a la oposición, pese al incremento del 18%

Pola pide su aprobación para poder «acompañar a la incipiente recuperación económica», pero los grupos se quejan de la «línea continuista»

A. MORIYÓN OVIEDO.

El consejero de Empleo, Industria y Turismo, Isaac Pola, detalló ayer capítulo por capítulo el destino de los 227,9 millones que el proyecto presupuestario de 2018 reserva para su departamento, y que suponen un 18,75% más que lo previsto en las cuentas del ejercicio actual, que quedarían prorrogadas si finalmente no se alcanza un acuerdo. Precisamente por ello, el titular de Empleo, al que le tocó abrir la ronda de comparencias en la comisión de Hacienda, subrayó la importancia de aprobar estas cuentas para dar «continuidad a las políticas de empleo» impulsadas por su departamento y «acompañar a la incipiente recuperación económica». Sin embargo, la propuesta económica para este departamento no convenció a la oposición, que la tildó de «desilusionante» e «insuficiente». Solo IU reconoció que el proyecto tiene «luces y sombras» y condicionó su apoyo a la solución que el Principado adopte en relación al conflicto abierto sobre los planes de empleo.

El consejero explicó que con este presupuesto se reforzarían los fondos de todas las direcciones generales y se aumentaría un 12,47% las transferencias de capital vinculadas a la inversión, hasta los 87,8 millones. Destacó que la mayor parte de las transferencias corrientes se dedicarán a favorecer el empleo y la promoción económica, a través del Servicio Público de Empleo (Sepepa), y que se pondrá en marcha un programa plurianual para la transformación digital de la Administración, al que se destinarían 8,5 millones de euros en 2018.

Pero nada de esto parece convencer a la oposición. Lorena Gil, de Podemos, cree que la propuesta no resuelve el grave problema de la brecha salarial entre hombres y mujeres, ni tampoco la brecha territorial. Se queja de que no se premia a las empresas socialmente responsables ni se promueve el turismo sostenible, ni la desestacionalización del sector. «No hay voluntad», resolvió Gil, que concluyó su intervención alertando de que «es necesario un proyecto para Asturias, y ustedes no lo tienen».

Ovidio Zapico, de IU, aplaudió el apoyo al autoempleo y las iniciativas desarrolladas para luchar contra la figura del falso autónomo, pero fue crítico con la «línea continuista» que, opina, lleva a cabo el Ejecutivo regional en relación con las políticas de innovación tecnológica y, más concretamente, con el funcionamiento del ITMA, entidad que siempre ha estado en el punto de mira de IU.

Los grupos de la derecha (PP, Foro e Ciudadanos) coincidieron al asegurar que la propuesta económica socialista para esta consejería no les ilusiona. El diputado del PP Pedro de Rueda calificó de «insuficiente» el apoyo a los autónomos y a las Pymes, pese a su importante papel en el tejido económico del Principado. Hizo especial incidencia en el capítulo destinado a Turismo y fue muy crítico con el Gobierno regional por que, según calculó, si no se tiene en cuenta la partida de 1,4 millones de euros que se reserva para Hoasa, y que tiene como objeto acometer nuevos trabajos de restauración en el Hotel La Reconquista, «la inversión en Turismo sube por debajo de la media». «Estos presupuestos solo servirán para mantener a Asturias en el furgón de cola de la recuperación», reprochó.

Carmen Fernández, de Foro, advirtió de la «baja ejecución presupuestaria» de las transferencias dirigidas al Servicio Público de Empleo (Sepepa) en años anteriores, por lo que restó importancia al aumento presupuestario previsto para este ente en los presupuestos de 2018. «Es un presupuesto con más capacidad de gasto, pero nada alentador para que la situación económica de Asturias mejore», reprochó. Y Armando Fernández Bartolomé, de Ciudadanos, lamentó que el proyecto estrella de la consejería sea la transformación digital de la Administración cuando, opina, ese proyecto debería ser considerado casi «un gasto corriente». Para la formación naranja el proyecto presupuestario es «extraordinariamente continuista» por lo que, concluyó el diputado, el Principado «no tiene un plan para Asturias».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos