Ferraz plantea anticipar a junio las primarias para elegir el candidato del PSOE al Principado

Ferraz plantea anticipar a junio las primarias para elegir el candidato del PSOE al Principado
Pedro Sánchez y Adrián Barbón, el pasado miércoles, en la asamblea abierta de Oviedo. / MARIO ROJAS

Quiere consolidar con tiempo un liderazgo institucional y electoral para llegar fuerte a las urnas en 2019

Andrés Suárez
ANDRÉS SUÁREZGijón

El PSOE asturiano cuenta en estos momentos con un liderazgo orgánico claro, el de Adrián Barbón al frente de la FSA, mientras que su cargo público más representativo, Javier Fernández, agota sus últimos meses al frente del Gobierno. La cuestión es que, a estas alturas, el partido carece todavía de un referente electoral e institucional sobre el que impulsar el proyecto socialista con vistas a las elecciones autonómicas y municipales de 2019. Un vacío que desde la dirección federal se quiere llenar con el planteamiento de adelantar a junio las primarias para elegir al candidato a la Presidencia del Principado que competirá en esos comicios. La previsión inicial era realizarlas en otoño pero esta posibilidad daría más tiempo para consolidar esa referencia política ante la ciudadanía, a la par que se trabaja en el programa electoral.

La visita al Principado del líder federal, Pedro Sánchez, el miércoles, supuso una sacudida para la vida interna del partido. «Si alguien representa el futuro y la esperanza para Asturias es Adrián Barbón», dijo en una asamblea abierta, y sus palabras dieron carta de naturaleza a la tesis que en las filas socialistas venía manejándose con fuerza en los últimos meses: que el secretario general de la FSA sea también candidato a la Presidencia del Principado en la cita electoral de 2019, previo paso por unas primarias en las que, sostienen sus partidarios, debería imponerse con holgura en caso de haber rival. Tras la afirmación de Sánchez, el paso adelante de Barbón solo está pendiente de oficializarse.

Más información

La estimación que venía manejándose era que esas primarias se celebrasen a finales de este año, previsiblemente en el otoño. La hipótesis que se maneja ahora desde Ferraz, sede federal del PSOE, es anticipar los plazos y que ese proceso interno se sustancie antes del parón político estival, en junio. Este escenario permitiría a los socialistas asturianos apuntalar un liderazgo electoral e institucional, con la mirada puesta en los comicios autonómicos de la primavera de 2019 en los que aspiran a imponerse y, a partir de ahí, repetir al frente del Ejecutivo regional. Un proceso que iría acompañado de la confección del programa político a presentar ante los electores. Un documento que, según las fuentes consultadas, mantendrá las señas históricas de identidad del PSOE pero experimentará una profunda renovación para adecuarlo a la nueva realidad política, social y económica de la comunidad.

De cuajar este cambio de plazos, que debe consensuarse entre la dirección federal y la regional, las primarias serían en junio, como también sucederá en otras autonomías. La peculiaridad del caso asturiano es que el ahora presidente, Javier Fernández, no repite, al contrario de otros 'barones' socialistas como el extremeño Guillermo Fernández Vara o el castellanomanchego Emiliano García Page.

Votarán los militantes

Serán, por otro lado, unas primarias limitadas a los militantes y, por tanto, no se abrirán a los simpatizantes, una posibilidad que admite la normativa interna socialista. Fuentes del PSOE sostienen que la federación asturiana siempre se ha mostrado favorable a esta fórmula y contraria a las primarias abiertas, por considerar que no es razonable dar los mismos derechos al afiliado que paga la cuota y participa regularmente en la vida del partido que al simpatizante que no tiene ese grado de compromiso.

El formato de votación limitada a los afiliados complica las opciones del sector crítico de competir con el aspirante oficialista. Los datos de las primarias federales que ganó Sánchez y las posteriores autonómicas en las que el político lavianés tomó las riendas de la FSA hablan de una militancia movilizada que mantiene interiorizado el mensaje de cambio esgrimido por el partido en esta etapa reciente. La fórmula abierta introduciría una dosis de incertidumbre. «Quizá entonces tampoco ganásemos pero, desde luego, tendríamos más posibilidades», razona un crítico.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos