El Principado acusa de «extorsión» a Hacienda por vincular su financiación a los presupuestos

El Principado acusa de «extorsión» a Hacienda por vincular su financiación a los presupuestos
El portavoz del Gobierno asturiano, Guillermo Martínez. / EFE

Sostiene que las regiones no pueden ser rehenes de un «chantaje» político y emplaza al Gobierno central a saldar su deuda con Asturias

ANDRÉS SUÁREZ OVIEDO.

Los problemas económicos agobian al Gobierno asturiano. Por un lado, está sujeto a la prórroga de sus presupuestos después de que el proyecto que presentó no prosperara en la Junta General. Por otro, la tramitación del crédito extraordinario llamado a amortiguar el impacto de esta situación navega con retraso. Y, además, sufre el castigo de la decisión del Ejecutivo central de 'congelar' la transferencia de recursos adicionales de la financiación autonómica derivados de la mejora de la economía y por tanto de los mayores ingresos. Un pago que el Ministerio de Hacienda vincula a la aprobación de las cuentas estatales para 2018, que el Consejo de Ministros presentó el pasado martes. El portavoz del Principado, Guillermo Martínez, alzó ayer la voz para instar a Madrid a liberar los fondos y afeó al ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, que utilice esas cantidades como «herramienta de extorsión» para tratar de conseguir apoyos con los que sacar adelante sus presupuestos.

El asunto es complejo. En los presupuestos aprobados por el Consejo de Ministros, que la semana que viene se remitirán al Congreso de los Diputados para su debate, aparece una partida de 4.000 millones de euros adicionales para las comunidades autónomas con cargo al sistema de financiación. De ese montante, según los cálculos del Ejecutivo central y del PP, 120 millones corresponden al Principado. Una cifra que no coincide con la primera aproximación realizada por el Gobierno regional. Que además estima que, de esa cuantía, solo una pequeña parte tendría que ver con los 116 millones de las entregas a cuenta de la financiación que permanecen 'congelados' por decisión del Ministerio de Hacienda y que el Principado reclama con insistencia.

La cuestión es que el Principado no ha recibido una parte de la cuantía del sistema de financiación que a su juicio le corresponde y por esa razón ayer su portavoz elevó el tono. Martínez verbalizó lo que piensa tanto el Ejecutivo regional como una mayoría de presidentes autonómicos socialistas: que Hacienda está reteniendo el pago de esos recursos, vinculando su abono a la aprobación de los presupuestos estatales de 2018, para presionar al PSOE y propiciar su apoyo a esas cuentas. Porque el proyecto económico del equipo de Mariano Rajoy no cuenta a estas alturas con los votos necesarios para salir adelante.

Se trata de «recursos propios» de las comunidades autónomas que el Gobierno central «no puede retener bajo llave para utilizar como herramienta de extorsión», aseveró el portavoz, que lamentó que desde Madrid se tenga una visión de las regiones no como parte activa del Estado sino como «órganos administrativos secundarios». El Principado, apostilló, ha reclamado en varias ocasiones la convocatoria de un Consejo de Política Fiscal y Financiera en el que abordar este debate, pero sin éxito de momento.

La demora en el pago de los 116 millones que reclama el Principado provoca una enorme inquietud en el seno del Ejecutivo regional. Hay que tener en cuenta, por ejemplo, que una parte del crédito extraordinario destinado a amortiguar la prórroga se financia con cargo a ese dinero, desde la convicción de que antes o después llegará pero sin tener la certeza absoluta.

Habrá que ver qué sucede en las próximas semanas, que se perfilan como decisivas en la medida en que se resolverá el embrollo presupuestario. Si el Gobierno de Rajoy saca adelante el proyecto el asunto debería resolverse de inmediato y procederse a los pagos con premura. La duda está en qué sucederá con ese dinero en litigio si no es así.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos