El Principado confía en crecer un 2,4% en 2018, pero teme el impacto de la crisis catalana

Dolores Carcedo. /  Á. PIÑA
Dolores Carcedo. / Á. PIÑA

La recaudación por el impuesto de Sucesiones, que se rebajó este año tras un acuerdo con el PP, cae 16 millones de euros

A. SUÁREZ OVIEDO.

El Principado no hace estimaciones propias de crecimiento sino que toma como referencia los indicadores de los presupuestos estatales y de los distintos servicios de estudios. A partir de ahí, espera que la economía asturiana avance este año un 2,3% y prolongue ese buen comportamiento al próximo ejercicio, llegando al 2,4%. Así se recoge en el informe económico-financiero que acompaña al proyecto de presupuestos regionales para 2018, que no obstante hace referencia al riesgo de que la tensión política en Cataluña pueda afectar a estas expectativas de mejora.

Según detalla el informe, las últimas proyecciones muestran una «cierta aceleración» en el crecimiento de la economía asturiana después de haber cerrado 2016 con un repunte del 1,9% del PIB. El avance sería este año superior al de la zona euro, previsto en torno al 2%, «y se espera que a partir de 2018 se reduzca la brecha con la media nacional». El análisis que realiza el área financiera del Ejecutivo regional es, pues, bastante optimista.

Pero eso no impide que se tengan en cuenta los nubarrones que asoman por el horizonte y que, en función de su evolución, podrían devenir en chaparrón. Se hace referencia tanto a los acontecimientos internacionales -el 'Brexit', el incremento de los tipos de interés o la situación en EE UU- y también a la coyuntura nacional, con el conflicto independentista todavía abierto, aunque atenuado tras la aplicación del artículo 155 de la Constitución. Un conjunto de factores, todos ellos, que amenazan con provocar que «las expectativas de crecimiento puedan verse alteradas».

Los indicadores económicos que maneja el Ejecutivo socialista apuntan, sin descartar estos riesgos, a un escenario de «cierta mejora» de todos los sectores. Se destaca especialmente el buen comportamiento de la industria y los servicios y una ligera recuperación de la construcción. El repunte de la demanda interna, concluye el documento, se ve favorecido por una reactivación del mercado laboral, «que sigue manteniendo una tendencia positiva aunque la situación continúa siendo complicada».

Estadística fiscal

En otro orden de cosas, el proyecto de presupuestos, pendiente de su tramitación parlamentaria, certifica una merma de ingresos en el impuesto de Sucesiones y Donaciones, objeto de una rebaja fiscal pactada por PSOE y PP que permitió la aprobación de las cuentas de 2017. La caída estimada para el próximo ejercicio respecto del actual es de unos 16 millones de euros.

El proyecto de presupuestos de 2017 contemplaba la eliminación del 'error de salto' y situaba el mínimo exento en 200.000 euros, frente a los 150.000 en que estaba fijado hasta entonces. A partir de ahí, calculaba unos ingresos de 134,4 millones de euros. El proyecto de 2018 ya incluye el despliegue de las rebajas a mayores pactadas con el PP a mitad de año y estima una recaudación en Sucesiones y Donaciones de 118,5 millones, lo que supone un descenso de 16 millones.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos