El Principado garantiza que el tijeretazo de 116 millones no implicará recortes en los servicios

El presidente, Javier Fernández, y la consejera de Hacienda, Dolores Carcedo, conversan en un pleno de la Junta General. / EFE / CEREIJIDO
El presidente, Javier Fernández, y la consejera de Hacienda, Dolores Carcedo, conversan en un pleno de la Junta General. / EFE / CEREIJIDO

Confía en que la merma de recursos sea temporal, a la espera de que el presupuesto estatal salga adelante; el Gobierno central sopesa medidas para mitigar la situación

ANDRÉS SUÁREZ OVIEDO.

El Ministerio de Hacienda ha amargado el inicio de año a los consejeros del ramo de las comunidades al comunicarles la 'congelación' de los fondos adicionales de la financiación autonómica que inicialmente pensaba traspasarles, con el argumento de que no ha podido sacar adelante los presupuestos de 2018. Una decisión que supone retener 4.230 millones a las regiones, de los que 116 corresponden al Principado. La medida ha soliviantado a la práctica totalidad de gobiernos autonómicos, también al asturiano. El Ejecutivo de Javier Fernández confía en que se trate de un ajuste temporal, a la espera de que en los próximos meses prosperen las cuentas estatales y se liberen esos recursos, aunque reclama una solución definitiva para este litigio -no es la primera vez que sucede- que evite este tipo de polémicas. En situación de prórroga presupuestaria, el gabinete regional garantiza que este imprevisto no implicará recortes sobre los servicios a los ciudadanos.

Llueve sobre mojado con este tema porque no es la primera vez que el Ministerio de Hacienda tensa la cuerda con las comunidades y, con el pretexto de que los presupuestos estatales no se aprueban, bloquea fondos de la financiación autonómica. El departamento que lidera Cristóbal Montoro había comunicado en julio al Principado que en 2018 recibiría del sistema 2.563 millones de euros. La sorpresa llegó cuando a principios de esta semana se recibió una comunicación desde Madrid en la que se rebaja esa aportación a 2.447 millones. Esto es, 116 menos. La decisión priva, al menos momentáneamente, a las administraciones regionales del incremento de fondos vinculado a la mejora de los ingresos que propicia la recuperación de la economía.

El anuncio de Montoro llega a la Consejería de Hacienda cuando sus responsables dan los primeros pasos para acomodar la situación financiera de la comunidad al nuevo escenario de prórroga presupuestaria. La retención de esos fondos ha provocado enfado en el Gobierno asturiano, que tilda de «impresentable» la actitud ministerial, y lógica inquietud, aunque no pánico.

Hay confianza en que el desbloqueo de esos recursos sea cuestión de semanas o meses, toda vez que el propio Ejecutivo central confía en sacar adelante sus cuentas antes del verano una vez que amarre el necesario respaldo del PNV. Pero la irritación va más allá de este episodio puntual y el Principado pide una solución definitiva, que pasa por asegurar que la prórroga de los presupuestos estatales no implique automáticamente una merma de recursos a las comunidades. Deben ser dos realidades desligadas, se precisa desde el Principado.

A partir de estas consideraciones, el Gobierno asturiano garantiza que esa retención de 116 millones no implicará la adopción de recortes en los servicios a los ciudadanos. El Ejecutivo, precisan las fuentes consultadas, trabaja para adaptar las cuentas autonómicas a la prórroga y minimizar todo lo posible el impacto de la misma.

Mientras tanto, el Ministerio de Hacienda, presionado por el conjunto de las comunidades, también las del Partido Popular, sopesa medidas para amortiguar el impacto de este tijeretazo. Una opción es incrementar las transferencias mensuales de las entregas a cuenta del sistema de financiación.

Más noticias

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos