El Principado se ofrece a las empresas con sede social en Cataluña que quieran mudarse

El valle de Tamón acoge en Asturias las plantas de DuPont. / MARIETA
El valle de Tamón acoge en Asturias las plantas de DuPont. / MARIETA

El consejero reconoce que el motivo del traslado de Volotea y DuPont no es agradable, pero está en contacto con otras compañías y «no descarta» más cambios

NOELIA A. ERAUSQUIN GIJÓN.

No hablan de poner la alfombra roja a las empresas con sede social en Cataluña que quieran mudarse a Asturias por la deriva independentista, porque el motivo del cambio no agrada, pero el hecho de que Volotea y DuPont Ibérica hayan elegido el Principado para trasladar su domicilio es aplaudido tanto por el Gobierno regional como por los agentes sociales de la comunidad. Después del anuncio de la aerolínea el 19 de octubre y de la multinacional americana el pasado martes, el consejero de Empleo, Industria y Turismo, Isaac Pola, reconoció ayer a EL COMERCIO que «no descarta» que otras compañías puedan seguir el mismo camino. De hecho, su equipo está en «relación permanente» con las empresas susceptibles de mudarse a Asturias debido al proceso independentista y, aunque asegura que su objetivo no es que dejen Cataluña, sí que espera que si deciden moverse escojan el Principado frente a otras comunidades autónomas. «Hemos hablado con todas las que pueden verse en esa coyuntura y les hemos ofrecido facilidades para que se puedan trasladar. Estaríamos encantados», admite el consejero, que recalca, sin embargo, que se trata de decisiones meditadas en los consejos de administración de las sociedades y que no incumben al Ejecutivo asturiano.

En la actualidad, hay una docena de compañías con centros de trabajo en el Principado y con sede social en Cataluña que podrían plantearse el cambio, aunque la fuga de empresas, que se acerca a las 2.000, se ha ralentizado desde que se conocieran los términos de aplicación del artículo 155 de la Constitución y la convocatoria de elecciones autonómicas.

Para Pola, más allá del motivo del traslado, el hecho de que DuPont y Volotea hayan elegido el Principado supone que «algo se está haciendo bien en la región» y que se está creando un «entorno favorable para el desarrollo de la actividad económica». No obstante, de momento, las decisiones de la aerolínea y de la multinacional americana no tienen ningún impacto en términos económicos en las arcas regionales, ya que el domicilio fiscal no se ha trasladado, un segundo paso que no se puede descartar que llegue en el futuro y que sí implicaría más ingresos para la hacienda asturiana, a pesar de que el principal impuesto que pagan las empresas es el de Sociedades y es de gestión estatal.

Sensación agridulce

Los agentes sociales de la región coinciden con el consejero en trasladar cierta sensación agridulce: alegría por la elección de Asturias a la par que inquietud por la deriva independentista. Tras el anuncio de DuPont, el presidente de la Federación Asturiana de Empresarios, Pedro Luis Fernández, se mostró «satisfecho» por lo que considera «una buena noticia para Asturias», pero también preocupado por la situación que está llevando a las empresas radicadas en Cataluña a tomar estas decisiones.

Por su parte, el secretario general de UGT en Asturias, Javier Fernández Lanero, valora que DuPont haya escogido el Principado, pero no tiene «ninguna satisfacción por la marcha de empresas de Cataluña». Mientras, el responsable del Área Externa de Comisiones Obreras de Asturias, Antonio Masa, alerta de que la deslocalización de empresas también puede tocar al Principado y recuerda que las compañías tienen que tener responsabilidad hacia el territorio y con las personas que han contribuido a generar sus beneficios. Además, subraya el «alcance limitado» de las decisiones de Volotea y DuPont, ya que las sedes fiscales no se cambian y tampoco los centros de trabajo.

En las instalaciones de la multinacional americana en el Principado, cuyos empleados fueron informados del cambio de la sede social el martes, cunde la tranquilidad. El secretario de la sección sindical de SOMA-Fitag-UGT en el comité de empresa, Daniel Vaquero, reduce el cambio a «un mero trámite» y una decisión «lógica», dada la fuerza de las plantas asturianas, donde se concentra el grueso de la plantilla de la multinacional en la península.

Más

Fotos

Vídeos