El Principado rechaza que se elimine Patrimonio y ve margen para reactivarlo

A. S. OVIEDO.

El Gobierno asturiano es contrario a la eliminación del impuesto de Patrimonio y confía en que el Ejecutivo central reactive su vigencia. El tributo está 'congelado' después de que el gabinete de Mariano Rajoy no haya prorrogado su aplicación, como venía haciendo año a año. Con todo, el Principado cree que aún hay margen suficiente para hacerlo.

El impuesto de Patrimonio fue suprimido por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero y recuperado después «con carácter temporal» por el Ejecutivo de Rajoy. Ha ido prorrogando año a año su vigencia pero para 2018 no lo ha hecho. Lo normal es hacerlo a través de los presupuestos pero este año no se han aprobado. Pese a ello, tenía margen para tomar esa decisión por otras vías, como ha hecho con otras medidas fiscales, pero hasta la fecha no ha movido ficha.

Aunque se confía en un acuerdo para que las cuentas de este ejercicio acaben saliendo adelante y el impuesto se prorrogue, la maniobra ha provocado incertidumbre entre los gobiernos autonómicos por la merma de ingresos que supondría su supresión. Asturias recaudó 21 millones de euros en el último año cerrado, el de 2016.

El Ejecutivo asturiano espera que el central recupere el impuesto en cuestión de semanas o meses. Y rechaza su eliminación, como ya concretó en el análisis que sobre el informe de los expertos para la reforma de la financiación autonómica remitió recientemente al Ministerio de Hacienda. En el mismo se opone a la supresión de Patrimonio. También a la posibilidad de mantenerlo pero dando a las comunidades margen para no aplicarlo. La posición más extendida es la de una armonización del gravamen que evite la batalla fiscal entre las regiones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos