El PSOE acerca posturas con IU para incentivar la inversión en sus concejos

Gaspar Llamazares, Guillermo Martínez y Javier Fernández, ayer, en los pasillos de la Junta./DANIEL MORA
Gaspar Llamazares, Guillermo Martínez y Javier Fernández, ayer, en los pasillos de la Junta. / DANIEL MORA

La coalición quiere que el presupuesto conceda a sus ayuntamientos un trato similar al que reciben los socialistas; el diálogo encalla en el asturiano y los impuestos

ANDRÉS SUÁREZOVIEDO.

La negociación presupuestaria debe superar numerosos obstáculos pero también da algún paso que otro hacia delante. Representantes del Gobierno regional y de IU se reunieron ayer en la Junta General para abordar el capítulo municipal del proyecto de cuentas para 2018 y el resultado fue «positivo», según fuentes conocedoras del encuentro. La coalición quiere que el documento contemple inversiones destacadas en los ayuntamientos donde gobierna o tiene presencia y, en principio, el Ejecutivo ve margen para atender al menos en parte esas demandas. Los problemas no vendrían por aquí sino que se concentran en otros terrenos, principalmente en el fiscal y en la situación del asturiano.

El capítulo municipal es relevante para IU. La coalición ostenta nueve alcaldías (Mieres, Langreo, Lena, Riosa, Morcín, Castrillón, Illas, Grado y Teverga), integra el equipo de gobierno de Cangas del Narcea respaldando al PSOE y forma parte de los tripartitos de Oviedo y Llanera. Para sus responsables, que el presupuesto dé una respuesta satisfactoria en términos de inversión a estos territorios tiene un doble efecto favorable. Por un lado, que los alcaldes se sientan «cómodos» y bien reflejados en las cuentas regionales. Por otro, estimular un clima interno propicio a un hipotético acuerdo presupuestario con los socialistas en caso de que consigan desatascarse aquellos puntos en que la distancia entre ambas partes es aún muy notable.

Las delegaciones de PSOE e IU analizaron ayer la situación de los proyectos pendientes y las principales necesidades que la coalición plantea para sus ayuntamientos, a las que el Ejecutivo se comprometió a dar respuesta próximamente dentro de los márgenes de maniobra que permite el presupuesto. La coalición quiere que los consistorios donde gobierna tengan un trato en materia inversora equiparable al de los municipios socialistas.

La cuestión local no será, pues, un escollo en una negociación que sí presenta muchas aristas por pulir en otros ámbitos. En la reunión de ayer se afeó desde IU al Gobierno su «cerrazón» en temas especialmente sensibles para su organización, caso de los impuestos o el asturiano. En el primer caso, Izquierda Unida asume la imposibilidad de que se pueda revertir la reforma de Sucesiones pactada con el PP pero entonces exige al PSOE que ceda en otros de sus planteamientos, como puede ser la introducción de impuestos ‘verdes’ o la rebaja del mínimo exento en Patrimonio. En el segundo, deja claro al Gobierno que tendrá que hacer algún movimiento favorable al impulso de la llingua –IU quiere potenciar su promoción en la RTPA– en un contexto en que la nueva dirección de la Federación Socialista Asturiana ha abierto el camino hacia la oficialidad.

Fotos

Vídeos