El PSOE concluye que el patrimonio del alcalde de Siero es de origen lícito

El alcalde de Siero, Ángel Antonio García, en su despacho. / PABLO NOSTI
El alcalde de Siero, Ángel Antonio García, en su despacho. / PABLO NOSTI

La comisión federal de garantías archiva el expediente y carga contra el órgano fiscalizador de la FSA por extralimitarse en sus competencias

ANDRÉS SUÁREZ OVIEDO.

La comisión federal de ética y garantías del PSOE puso ayer fin al culebrón abierto en torno al patrimonio del alcalde de Siero, Ángel Antonio García, y lo hizo certificando la plena legalidad de su origen. «No se infiere ningún enriquecimiento ilícito», reza el escrito sellado el pasado día 22 y que ordena el archivo de la investigación interna abierta al regidor. El órgano fiscalizador del partido se manifiesta además en términos muy duros con el proceder de la comisión regional de ética de la Federación Socialista Asturiana, que fue la que inició esta actuación, a la que acusa de extralimitarse en sus funciones y de asumir unas competencias que en realidad no le correspondían.

La polémica tiene su origen en el expediente informativo que el pasado 29 de marzo activó la comisión regional de ética de la FSA sobre el patrimonio del regidor sierense. La salida a la luz pública de esa investigación provocó un escándalo mayúsculo, con el proceso interno que atravesaba el partido -el alcalde mostró sus simpatías por Pedro Sánchez en un momento en que el aparato de la organización se decantaba por Susana Díaz- como trasfondo político. El secretario general del PSOE de Siero, Roberto García Morís, llegó a acusar a la citada comisión regional de la filtración y alertó de la situación de indefensión en la que quedaba el afectado. Al final, el órgano, del que forma parte la ex alcaldesa de Gijón Paz Fernández Felgueroso, remitió el 4 de agosto el expediente a Madrid para que la resolución se adoptase en las instancias federales.

Y el dictamen de la comisión federal de ética y garantías no puede ser más rotundo. Supone un espaldarazo al alcalde de Siero, cuyo comportamiento se juzga adecuado, y un duro ataque a la comisión regional de ética por asumir una competencia que, atendiendo a la normativa interna, le era ajena.

La resolución, aprobada por unanimidad, no ve un «enriquecimiento ilícito» del regidor

«Esta comisión ha analizado en detalle el expediente y ha concluido que de la documentación obrante en su poder no se infiere ningún enriquecimiento ilícito de Ángel Antonio García González, alcalde socialista de Siero», detalla la resolución, aprobada por unanimidad de sus miembros y con la única abstención, por razones obvias, de la asturiana Delia Losa. El regidor, prosigue el texto, acredita de forma documental las adquisiciones realizadas en los últimos años «y, en su caso, la formalización de los correspondientes préstamos financieros o hipotecarios». La consecuencia lógica de este razonamiento es el inmediato archivo del expediente.

Si contundente es este primer análisis, más aún lo es la crítica al proceder de la comisión regional de ética de la FSA. La resolución remarca que los estatutos federales «son claros» a la hora de atribuir la competencia de investigar situaciones patrimoniales de los cargos públicos del partido a la comisión federal de ética y garantías. Esta, se razona, en ningún momento ha delegado esta competencia ni en la comisión asturiana ni en ninguna otra. Así que, a partir de ahí, «la conclusión es clara: la comisión regional de ética de la Federación Socialista Asturiana carecía de competencias para investigar la situación patrimonial» del alcalde.

Pero se va un poco más allá. La comisión federal entiende que la regional fundamentó de forma errónea su competencia para investigar al regidor sobre el artículo 49 de los estatutos de la FSA. Un artículo cuya redacción está marcada por la «oscuridad» y que «no es un ejemplo de claridad ni prodigio de técnica jurídica». La resolución señala que del mismo podrían obtenerse varias interpretaciones pero que, en cualquiera de los casos, prevalecerían los estatutos federales que otorgan la competencia para investigar el patrimonio de los altos cargos a la comisión federal de ética y garantías. Otra lectura supondría una «extralimitación» de los estatutos del PSOE asturiano.

La decisión del órgano interno del PSOE supone un notable alivio para el alcalde de Siero, que había sido muy presionado por los grupos de la oposición después de conocerse la investigación en cuestión, y pone en la picota a la comisión regional de garantías, cuya gestión queda en entredicho.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos