El PSOE de Gijón rechaza la gestión de la ejecutiva de Javier Fernández

Gijón. José María Pérez se dirige a los afiliados para pedirles el voto favorable a la gestión de la dirección regional del PSOE. / P. CITOULA
Gijón. José María Pérez se dirige a los afiliados para pedirles el voto favorable a la gestión de la dirección regional del PSOE. / P. CITOULA

El presidente de la gestora y rival de Barbón en las primarias, José María Pérez, pidió el voto afirmativo y el sector 'barbonista' se manifestó en contra

DANIEL FERNÁNDEZ GIJÓN.

No es vinculante el resultado de la votación, pero sí es un buen termómetro para pulsar el ambiente en el que parece que se celebrará el próximo congreso de los socialistas asturianos. Y, en función de lo ocurrido en las asambleas de las agrupaciones, la temperatura del cónclave que comenzará el próximo 29 de octubre parece que será demasiada elevada. Porque a esta cita se llegará después de que agrupaciones con importante peso en el PSOE asturiano hayan rechazado la gestión de la dirección regional encabezada por Javier Fernández. La última en sumarse fue Gijón, cuyos afiliados reprobaron anoche por una amplia mayoría -130 votos negativos, por 67 en contra y 10 abstenciones- la labor desempeñada por la cúpula regional del partido.

Es significativo el rechazo a la gestión de Javier Fernández por la agrupación gijonesa, la de mayor número de afiliados de Asturias, donde el secretario general de la FSA está inscrito, y cuya gestora preside José María Pérez, el rival de Adrián Barbón en las primarias del pasado domingo, y que contaba con el apoyo mayoritario de los dirigentes regionales del partido. Pero también lo es porque ese rechazo se suma al de Oviedo, Mieres, Langreo y San Martín del Rey Aurelio, otras agrupaciones con un importante peso, por el número de delegados que aportan, de cara al congreso regional del último fin de semana de mes.

Más noticias

La asamblea del PSOE gijonés se desarrolló en un clima de cierta tensión. Era de esperar, teniendo en cuenta la importante división en la que se encuentra esta agrupación, que está regida por una gestora desde febrero de 2016, presidida por Pérez. Fue precisamente el portavoz municipal quien abrió el turno de intervenciones en la asamblea. Y lo hizo para defender la gestión de Javier Fernández y el resto de miembros de la ejecutiva. El rival de Adrián Barbón en las pasadas primarias y miembro de la ejecutiva regional afirmó que aunque lo que se somete a votación son los últimos cinco años de gestión, lo que debía ponerse en valor eran los 17 de Fernández al frente de la FSA. Por eso pidió a la asamblea el voto afirmativo a la gestión.

Neutralidad de Blanco

Esa intervención fue afeada por el exconsejero de Empleo, Industria y Turismo, Francisco Blanco, uno de los colaboradores de Adrián Barbón en el proceso de primarias a la Secretaría General de los socialistas asturianos. Blanco, que como José María Pérez también es miembro de la dirección de la FSA saliente, recriminó al presidente de la gestora de Gijón que pidiera el aval a la gestión de Fernández al entender que era una forma de coaccionar a los afiliados. A diferencia de Pérez, el exconsejero recordó que lo que se sometía a votación es el periodo del último mandato -2012-2017- de la dirección regional de la Federación Socialista, no los 17 años de liderazgo de Javier Fernández. Es por ello por lo que Blanco descartó pedir el voto en un sentido u otro, quedando a libertad de cada afiliado. Ni el extitular de Industria ni José María Pérez participaron en la votación por su condición de miembros de la ejecutiva regional del PSOE.

Otro exconsejero, en este caso el de Sanidad, Faustino Blanco, también intervino en la asamblea. Y en su caso fue para arremeter contra la gestión de Javier Fernández y su equipo. Recordó que él había sido miembro de los dos primeros comités ejecutivos presididos por Javier Fernández, y que esos años ya habían sido sometidos a la valoración de la militancia. Por contra, recordó, lo que ahora se pone vota es la gestión de la dirección del PSOE asturiano de los últimos cinco años y que, a su juicio, ha sido negativa, por lo que reclamó el voto contrario. Faustino Blanco fue uno de los destacados apoyos de Pedro Sánchez en las primarias a la Secretaría Federal y en el proceso para elegir al próximo líder de la FSA estuvo de lado de Adrián Barbón.

En total, en la asamblea de anoche en la sede del PSOE gijonés intervinieron 21 afiliados. Once de ellos fueron para pedir el voto a favor de la gestión de Fernández y diez para reprobarla. Al final, el triunfo de quienes rechazaron la gestión de la dirección regional fue aplastante. 130 afiliados votaron en contra de la labor de la ejecutiva de la FSA en los últimos cinco años, casi el doble de quienes la aprobaron, 67. Se registraron, también, diez abstenciones. Entre los que rechazaron la gestión se encontraban Iván Álvarez Raja, exsecretario de Organización de los socialistas gijoneses, y la exconsejera de Educación, Ana González.

Comité de Ética

No solo fue rechazada ayer en la asamblea de los socialistas gijoneses la gestión de Fernández y su equipo. También la del Comité de Ética y Garantías, que preside la exalcaldesa de Gijón Paz Fernández Felguerosa, quien intervino en la asamblea para defender la labor del órgano del partido que analiza las cuestiones disciplinarias.

Al final, la asamblea rechazó la gestión de este comité, con 104 votos negativos, 59 a favor y 18 abstenciones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos