El PSOE intenta acercar a IU y Podemos con el asturiano y los impuestos como escollos

La consejera de Hacienda, Dolores Carcedo, conversa con Emilio León y Enrique López, de Podemos, en los pasillos de la Junta General del Principado. /  EFE / CEREIJIDO
La consejera de Hacienda, Dolores Carcedo, conversa con Emilio León y Enrique López, de Podemos, en los pasillos de la Junta General del Principado. / EFE / CEREIJIDO

El Gobierno pone reparos tanto a las tesis fiscales de la coalición como a dar pasos hacia una futura oficialidad, aunque se liman otras discrepancias

ANDRÉS SUÁREZ OVIEDO.

El Gobierno regional se afana en la tarea de sacar adelante el presupuesto de 2018 con el acuerdo de Podemos e IU, pero no lo va a tener fácil. Las conversaciones están aún en una etapa muy primaria, y aunque se constatan algunos avances, hay puntos de fricción que todavía van a necesitar de mucha negociación. El Ejecutivo es reacio a todo tipo de retoque fiscal y rechaza de forma tajante nuevas rebajas, lo que descarta definitivamente el entendimiento con la derecha, pero también ve con recelo los planteamientos de Izquierda Unida sobre los impuestos ambientales. Pone igualmente muchas pegas a comenzar el recorrido, con medidas decididas, hacia la oficialidad del asturiano. El futuro de la red educativa de 0 a 3 años también se perfila como elemento importante del proceso.

Vienen, pues, semanas intensas de negociación. Al Gobierno le sirven los votos de Podemos para sacar adelante las cuentas y en la tarde de ayer mantuvo una reunión con sus responsables, con el portavoz, Emilio León, al frente. Pero no quiere dejar en la estacada a IU, que fue la que permitió la investidura de Javier Fernández y facilitó apoyo puntual en la primera mitad de la legislatura, de ahí que por la mañana la consejera de Hacienda, Dolores Carcedo, celebrara un encuentro con la delegación de la coalición. De ambas citas salieron algunos pasos adelante pero también la constatación de que hay abundantes escollos a superar.

La fiscalidad es uno de ellos. El Gobierno pone muchísimos reparos a entrar en este tema. En principio no contempla ir a nuevas rebajas de impuestos, cerrando así la puerta al pacto con el PP. Pero tampoco quiere avanzar por la otra vía, la que propone IU, de crear nuevos tributos en el marco 'verde' -a las bolsas de plástico o los residuos, por ejemplo- o sobre las bebidas azucaradas, o modificar Patrimonio para reducir el mínimo exento.

IU no quiere un mero reparto de cantidades, aspira a un giro en la orientación política La negativa a bajar la presión fiscal descarta de forma definitiva el acuerdo con el PP

El Gobierno esgrime varios argumentos. Teme que esas nuevas figuras tributarias que plantea IU den problemas desde el punto de vista de la seguridad jurídica. Aduce que a las puertas de una reforma de la financiación autonómica en la que también debería abordarse el capítulo fiscal no sería conveniente impulsar este tipo de iniciativas de forma unilateral. Y también está la parte política, el hecho de que Podemos, al menos hasta ahora, se haya mostrado reacio a los gravámenes ambientales y haya decidido, en esta negociación presupuestaria, orillar el capítulo impositivo.

También hay tiranteces con el asturiano. La decisión del reciente congreso de la Federación Socialista Asturiana, que eligió a Adrián Barbón como secretario general, de apostar por la oficialidad ha dado una baza política a IU y Podemos. La coalición, para la que la llingua siempre ha sido un tema sensible, quiere que en estos presupuestos haya pasos, aunque sean simbólicos, en el camino que en el futuro haya que recorrer hacia la oficialidad. Plantea, por ejemplo, potenciar su presencia en la RTPA. Pero el Ejecutivo de Fernández, al menos en este primer contacto, se cierra en banda.

Sanidad e investigación

Tanto en I+D+i como en sanidad -el Gobierno pone dificultades a la pretensión de IU de integrar la FIMBA y la Oficina de Investigación Biomédica- hay puntos de discordia, igual que hay acercamientos en política social o medioambiental. Y a buen seguro que el futuro de la red educativa de cero a tres años dará que hablar. En las filas socialistas se ve factible llegar a un punto de entendimiento con Izquierda Unida sobre la base de mejorar el acceso de las familias al servicio, pero más dudas genera la propuesta de Podemos de universalización total del mismo. Está por ver.

El Gobierno deberá echar el resto. Desde IU se asegura que no se trata tanto de una cuestión de reparto de recursos como de «cambio de orientación» del presupuesto, y ahí cuestiones como los impuestos o el asturianos son relevantes. Podemos ve margen técnico para encajar sus planteamientos y cree que todo dependerá, en buena medida, de la «voluntad política» de los socialistas para aplicarlos.

Fotos

Vídeos