El PSOE teme el 'efecto contagio' del rechazo de la AMSO a la gestión de Javier Fernández

Jesús Gutiérrez y Javier Fernández, en una reunión del Comité Autonómico de la FSA. / ÁLEX PIÑA

Los dos sectores en pugna están pendientes de la decisión que tomen las agrupaciones dirigidas por gestoras

DANIEL FERNÁNDEZ GIJÓN.

El rechazo de la Agrupación Municipal Socialista de Oviedo (AMSO) a la gestión de Javier Fernández y su ejecutiva en la FSA ha hecho saltar las alarmas en los dos sectores en los que se encuentra dividido el PSOE asturiano. Tanto la parte ganadora en las pasadas primarias, la del 'sanchista' Adrián Barbón, como la perdedora, encabezada por el gijonés José María Pérez y que contaba con el apoyo mayoritario del sector oficialista del partido, han acogido con cierto recelo el rechazo de la AMSO a la gestión de Fernández. Temen que pueda producirse un efecto contagio a otras agrupaciones que durante estos cuatro años han mantenido discrepancias con la dirección regional del partido.

Lo cierto es que, aunque el rechazo de la AMSO fue aprobado por unos 60 afiliados de los más de 800 que tiene la agrupación socialista ovetense y a que los resultados de las asambleas locales no son vinculantes, esta decisión ha puesto en alerta a los equipos de Barbón y de Pérez. A los primeros, porque no quieren llegar al congreso en el que Adrián Barbón será proclamado secretario general en un ambiente enrarecido por los reparos que puedan ponerse a la gestión del secretario general de la FSA saliente y presidente del Principado.

Cabe recordar, que durante la campaña electoral de las pasadas primarias, el ganador de las mismas, Adrián Barbón, siempre manifestó públicamente que «con sus aciertos o errores, estos 17 años han sido favorables».

Barbón siempre mantuvo durante la campaña que «con sus aciertos o errores, estos 17 años han sido favorables»

Pero los temores de los 'sanchistas' obedecen, sobre todo, a que no quieren que un posible 'efecto contagio' a otras agrupaciones pueda ser utilizado por el sector 'oficialista' para alimentar el discurso de que los 'sanchistas' aplicarían el «rodillo» en el caso de un triunfo en las primarias. Unas acusaciones que ya durante la campaña fueron rechazadas de lleno por Barbón, quien nada más ganar las elecciones proclamó su intención de integrar a todas las sensibilidades en la nueva FSA.

Sin «consignas»

Y es por ello por lo que ayer desde el sector afín a Adrián Barbón se negó haber dado ninguna «consigna» para que las asambleas locales votaran en contra de la gestión de la dirección de la FSA saliente. Los 'sanchistas' consideran que el rechazo de la AMSO a la gestión de Fernández y su dirección obedece al malestar de la militancia con la ejecutiva regional, por el rechazo de la FSA a que los socialistas ovetenses alcanzasen un acuerdo con Somos -la marca de Podemos en la capital asturiana- como respuesta al rechazo de Xixón Sí Puede a dar la Alcaldía de Gijón al PSOE.

Este mismo argumento es utilizado por el sector 'oficialista', que apoyó a Pérez en las primarias celebradas el domingo. Hablan de las «peculiaridades» de la AMSO, aunque lamentan que el rechazo a la gestión de Javier Fernández «genere tensiones innecesarias» de cara al congreso. «Un año no puede empañar los diecisiete de gestión del secretario general», afirman desde el núcleo más próximo en la FSA al secretario general saliente.

El temor a la extensión a otras agrupaciones del rechazo a la gestión de Fernández es compartido por ambos sectores. Es por ello que dirigen ahora todas sus miradas a las decisiones que se tomen en las asambleas de las agrupaciones que están dirigidas por gestoras -Gijón, Mieres, Degaña, Vegadeo y Cudillero-, municipios en los que la intervención de la FSA en los conflictos internos ha provocado varias fricciones. Por eso, no son pocos en el socialismo asturiano que interpretan que los posibles rechazos a la gestión de la dirección regional van más dirigidos a la intervención del secretario de Organización, Jesús Gutiérrez, y a sus tirantes relaciones con las agrupaciones locales que al secretario general y al resto de dirigentes.

De momento, otra de las agrupaciones que cuentan con una gestora, la de Aller, aprobó en su asamblea de ayer la gestión de la dirección regional del partido con nueve votos a favor y dos en contra, informa Álex Fuente. El responsable de la gestora que dirige el partido desde la crisis de gobierno en este municipio, Ángel García, afirmó que la gente quiere pasar página tras la desaparición del grupo municipal y la formación de un gobierno local de no adscritos, tras ser expulsado el regidor, David Moreno.

Más noticias

Fotos

Vídeos