El PSOE teme que Podemos use la sentencia del 'caso Renedo' como excusa para no pactar

De izquierda a derecha, Dolores Carcedo, Javier Fernández, Lorena Gil y Emilio León, en una reunión para abordar los presupuestos del Principado para 2017.
De izquierda a derecha, Dolores Carcedo, Javier Fernández, Lorena Gil y Emilio León, en una reunión para abordar los presupuestos del Principado para 2017. / ÁLEX PIÑA

Ve margen para el diálogo en asuntos clave como la ley de transparencia, donde IU ha abierto una nueva vía, pero duda de la formación morada

ANDRÉS SUÁREZ OVIEDO.

Se acerca el inicio del nuevo curso político en Asturias y los ingredientes son los mismos del anterior: un Gobierno en minoría, un PP que tras apoyar -influenciado por el escenario nacional- los presupuestos regionales pone la proa hacia las elecciones de 2019, y un Podemos que sigue sin dar la más mínima señal de disposición al acuerdo con el PSOE. Los únicos movimientos, y no menores, tienen que ver con IU, que presiona a la formación morada para buscar pactos que luego sirvan para forzar al Ejecutivo a dar un giro a la izquierda. Pero la situación no está nada clara. Tanto en el seno del gabinete de Javier Fernández como en las filas del partido que lo sustenta se entiende que, más allá de la contaminación política, hay un espacio claro en el que buscar consensos, y se pone como ejemplo la ley de transparencia. El problema es que se ve escasa voluntad en Podemos para la negociación. Se sospecha, de hecho, que Emilio León y los suyos utilizarán la sentencia del 'caso Renedo', que está al caer, como excusa para cerrarse en banda al diálogo y el entendimiento.

El fallo del 'caso Renedo', el escándalo de supuesta corrupción de más alcance en Asturias, se conocerá en cuestión de días, el próximo 1 de septiembre. Con el ex consejero de Educación José Luis Iglesias Riopedre como principal acusado, ha sido el ariete que ha utilizado Podemos desde su creación y durante la primera mitad de la legislatura contra el PSOE y contra el Gobierno. Y la sentencia, que en las filas socialistas se prevé condenatoria, ayudará a buen seguro a incrementar el volumen del ruido político en este arranque del curso. Los socialistas ya se preparan para ese escenario.

Desde el PSOE se observan movimientos interesantes en este parón estival. Se da por seguro que las maniobras que IU está realizando de aproximación a Podemos tienen mucho de clave política, de mensaje interno, pero eso no quiere decir que no se vea en ellas consecuencias positivas. El anuncio de la coalición de aceptar las denuncias anónimas para facilitar un entendimiento que permita aprobar la oficina anticorrupción, bien a través de la ley de transparencia que está bloqueada en el Parlamento, bien a través de otro formato, podría ser un primer paso para desencallar el asunto. También Javier Fernández, meses atrás, admitió en una intervención parlamentaria ese anonimato, pese a no compartirlo, en pro de un consenso. En ese marco, reflexionan los socialistas, hay margen para una aproximación. También en otros temas que llevan meses atascados en el Parlamento y en aquellos que están por llegar, como los presupuestos de 2018. Aunque el capítulo económico ya es harina de otro costal.

Ni el más mínimo guiño

La cuestión está en que el PSOE no ve el más mínimo gesto conciliador en Podemos. Cargos socialistas señalan que ni siquiera ha habido un guiño hacia quienes compiten por la secretaría general, Adrián Barbón y José María Pérez, cuya voluntad de cambio León y los suyos ponen sistemáticamente en cuestión. Un veterano dirigente socialista lamentaba ayer que la reacción del partido morado a la decisión del Gobierno de olvidarse de la incineradora también haya estado marcada por el reproche más severo. Con este panorama, se da por seguro que la sentencia del 'caso Renedo' será la excusa detrás de la que se parapetará Podemos para cerrar la puerta a los acuerdos.

Fotos

Vídeos