Rajoy compromete cien millones y un año más de tarifa plana para combatir la despoblación

Mariano Rajoy./EFE
Mariano Rajoy. / EFE

«Luchar contra la despoblación es un objetivo del Gobierno y además una obligación que tenemos como país», recalca el presidente del Gobierno

AGENCIAS

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha anunciado este sábado que van a poner en marcha un programa que elimine trabas a la actividad económica emprendedora y empresarial en el ámbito de los pequeños municipios y que propondrán que se duplique el periodo de tarifa plana para autónomos (de un año pasaría a dos) en todos los municipios de menos de 5.000 habitantes. Además, ha avanzado que plantearán una nueva línea de ayudas específicas para zonas con escasa población y despoblación dirigidas principalmente a favorecer el empleo por importe de 100 millones de euros, una partida recogida en los presupuestos.

«Vamos a luchar contra la despoblación, es un planteamiento de este partido y es un objetivo del Gobierno y además una obligación que tenemos como país», ha declarado Rajoy en una convención sectorial sobre medio rural y reto demográfico que el PP ha organizado en Zamora, en la que han participado también la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, la ministra de Empleo, Fátima Báñez, el presidente de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, el coordinador general del PP, Fernando Martínez-Maillo, y el presidente del partido en esta comunidad, Alfonso Fernández-Mañueco.

Rajoy ha señalado además que pondrán en marcha un plan de apoyo al empleo y al emprendimiento en las zonas rurales de escasa población para facilitar que los jóvenes tengan empleo y facilitar también la vida de las personas que «llevan mucho tiempo sin encontrar un trabajo».

En su discurso, el jefe del Ejecutivo ha señalado que los españoles deben tener igualdad de oportunidades vivan donde vivan, en el medio rural o en los núcleos urbanos. Ha apostado por concentrar todos los esfuerzos en la garantía de los servicios públicos y en la promoción del empleo en la zona, porque es «la mejor forma de fijar y atraer población».

Más información

Además, ha señalado que en el nuevo modelo de financiación autonómica, para el que espera contar con el apoyo del PSOE, se van a tener en cuenta las variables demográficas. Porque «no es lo mismo», ha dicho, prestar servicios como sanidad y educación a 50.000 personas que viven en el mismo municipio que a la misma cantidad de ciudadanos que habitan en distintos núcleos de población y alejados unos de otros.

En su discurso, Rajoy ha asegurado que su Gobierno no piensa resignarse a la desaparición de pueblos. Ha criticado a quienes ahora «se apuntan» a defender el rural cuando «no les ha importado nunca» y sin citar a Ciudadanos de forma explícita ha recordado a quienes apostaban por suprimir hasta el 84 % de los ayuntamientos, todos los de menos de 5.000 habitantes. «Eso sí que es visión de la jugada y conocimiento de la realidad», ha ironizado.

Por su parte, la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha señalado que el problema de la despoblación no es exclusivo de España sino de toda la Unión Europea, por lo que se ha propuesto llevarlo «al corazón de Europa» al tratarse de un reto «compartido». Ha incidido en la necesidad de que la lucha contra la despoblación sea «cosa de todos», de todas las administraciones, desde el ámbito local hasta las instituciones europeas, a las que ha demandado que las políticas demográficas se incluyan en el próximo marco presupuestario, tanto en la Política Agrícola Común como en los fondos de Cohesión.

En su intervención, ha recordado que en alguna ocasión Rajoy ha explicado que cuando era presidente de la Diputación de Pontevedra su principal tarea fue llevar el teléfono a cada aldea, lo que le ha llevado a afirmar a la vicepresidenta que «está claro que lo suyo son las telecomunicaciones» porque ahora va a llevar la banda ancha a todos los municipios de España.

También ha anunciado que la próxima semana el Ministerio de Empleo presentará una línea de ayudas por importe de 184 millones de euros para que ayuntamientos y diputaciones promuevan a su vez ayudas para la inserción laboral. Del mismo modo, ha anunciado la ampliación de unas ayudas para la creación de empleo juvenil y para la fijación de población en el medio rural, dotadas con 40 millones de euros.

«Tarea ingente»

Con estos mimbres, Sáenz de Santamaría ha llamado a reducir la «brecha» que existe entre la vida en el medio urbano y el medio rural, aunque ha alertado de que los pequeños municipios tienen que comenzar a «vender más» la riqueza que atesoran porque, en el caso de Castilla y León «vas a cualquier pueblo y te encuentras una iglesia románica espectacular... y es la tónica general». «Los que vienen se quedan alucinados con lo que tenemos, tenemos que venderlo más», ha destacado, convencida de que otra de las claves es incorporar a la mujer a las oportunidades de las explotaciones agrarias: «Las mujeres somos vida y traemos vida a los pueblos», ha resumido.

La vicepresidenta ha reconocido que las administraciones tienen una «tarea ingente por delante» para afrontar este problema demográfico, aunque se ha mostrado convencida de que el Gobierno se toma «muy en serio» su resolución, frente a quienes «todo lo arreglan con una entrevista y un discurso», ya que es necesario «trabajar, estar pendientes, cooperar, colaborar y escuchar».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos