La recaudación aumenta 124 millones en Asturias al calor de la recuperación

El buen comportamiento del mercado laboral y la mejora del consumo permiten que los ingresos por impuestos crezcan un 13% en el Principado

ANDRÉS SUÁREZ OVIEDO.

Existen distintas interpretaciones sobre el alcance real de la recuperación económica. Es un hecho que ha llegado a los grandes números, como se puede comprobar en el constante incremento del PIB. Hay más dudas respecto de hasta qué punto amplios sectores de la sociedad, sobre todo los más desfavorecidos y más castigados por la crisis, se están enganchando a ese tren. Y luego comienzan a verse cada vez con más fuerza signos de que la mejora se deja sentir en las cuentas públicas, duramente penalizadas en los tiempos más duros de la recesión. Es el caso de la recaudación fiscal. 2017 está siendo un buen año desde ese punto de vista, también en Asturias. Los ingresos que el Estado obtiene por esta vía en la región han aumentado un 13% en el primer semestre del ejercicio, una buena evolución que en términos absolutos representa un crecimiento de 124,6 millones de euros.

La tendencia de la recaudación es favorable ya en los últimos años, aunque la mejora de 2017 es «elevada», según el balance de la Agencia Tributaria correspondiente al periodo entre enero y junio. Hay cuatro elementos que explican este avance, aunque dos sobresalen por encima del resto: el aumento del empleo y el positivo comportamiento del consumo. A ello hay que añadir, además, la subida de los precios y el impacto de los cambios normativos en el IVA y el impuesto de Sociedades.

Aunque con un intenso debate de por medio sobre el empleo que se crea, sobre su calidad y duración, es un hecho que el mercado laboral ha cogido mucho oxígeno al calor de la recuperación de la economía. Esa bonanza se nota en los ingresos que las administraciones obtienen a través del IRPF. En el caso de Asturias el repunte es del 5%, hasta llegar a los 375 millones de euros. Son 18 millones más que el año pasado por estas mismas fechas.

Mucho más acusado es el incremento recaudatorio a través del IVA, principal termómetro de un consumo que se vio congelado en los años de la crisis, lastrando con fuerza las cuentas públicas en una economía como la española, siempre dependiente de esta variable. El gasto de las familias ha crecido y los ingresos del IVA también, casi un 20%. Se ha pasado de los 398 millones del primer semestre del pasado año a los 477 millones de 2017.

El balance general eleva a 1.048 millones la recaudación obtenida por el Estado en la región en este periodo, frente a los 923 millones del pasado ejercicio. Es un 13,5% más. Los datos definitivos están pendientes todavía tanto de la evolución de la economía en el segundo semestre como de la contabilización efectiva del impuesto de Sociedades, cuyo impacto todavía no se puede calibrar a estas alturas.

Impuestos especiales

En cuanto a los impuestos especiales, aquellos que gravan el consumo de alcohol, tabaco o hidrocarburos, su comportamiento es prácticamente plano. Los 92 millones de euros movilizados a estas alturas están únicamente un 1% por debajo de la cifra de 2016.

Fotos

Vídeos