De redada por los narcopisos del Raval

En 2017, se precintaron casi cuatro decenas de lugares para la venta de drogas

ATLAS ESPAÑA

La gran cantidad de pisos vacíos en las grandes ciudades son el objetivo de las mafias del trapicheo de las drogas. Los 'ocupan' y los convierten en narcopisos, donde se vende y se consume sobre todo heroína. Como sucede en el barrio madrileño de Vallecas o en El Raval barcelonés.

Basta acompañar a la Guardia Urbana en una nueva redada contra los narcopisos en El Raval, en Barcelona. Dentro, lo que esconde un narcopiso. Jóvenes drogados y todo lo necesario para consumir la heroína. Inhalada o inyectada. Detrás de unas macetas, dos cámaras para vigilar desde dentro toda la calle. Hay seis detenidos.

Los vecinos casi ni miran. Forma parte de su día a día. Y protestan con pañuelos rojos en los balcones. La sala se tapia, pero en pocos días habrá otro más abierta. En 2017, se precintaron unas 40.

Hace unos días, otros cuatro narcopisos fueron intervenidos con 500 dosis preparadas en el barrio de las Mil viviendas en Alicante. El Plan Nacional sobre Drogas no reconoce el aumento de la heroína en España, pero en las calles la sensación es otra.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos