Gritos de «a por ellos» para despedir a los guardias civiles enviados a Cataluña para el 1-O

La concentración más numerosa se produjo el lunes por la tarde ante la comandancia de Huelva

AGENCIAS

La tensión en torno al referéndum de independencia de Cataluña, prohibido por la justicia, suscitó en los últimos días gestos de exaltación patriótica en el resto de España, incluyendo concentraciones de apoyo a los guardias civiles enviados allí como parte del dispositivo contra la consulta.

En videos difundidos en redes sociales pueden verse imágenes de esas concentraciones, convocadas en ciudades andaluzas (Huelva, Cádiz, Sevilla y Córdoba) y también en Santander (norte) y Toledo (centro) por vecinos pertrechados de banderas de España. Según indicaron fuentes de la Guardia Civil, fueron convocadas "espontáneamente", a través de la aplicación Whatsapp y de boca a oreja.

La concentración más numerosa se produjo el lunes por la tarde ante la comandancia de Huelva (suroeste). Más de un centenar de vecinos despidieron a los agentes a gritos de "¡a por ellos!" - un cántico que suele escucharse en los estadios de fútbol -, "no estáis solos" y "yo soy español, español, español", otro lema popularizado cuando la selección española de fútbol ganó el Mundial de Sudáfrica-2010.

El mismo día, vecinos de Cádiz se concentraron ante la comandancia local de Guardia Civil para animar a los agentes, a gritos de "viva España" y "viva la Guardia Civil". Otro tanto sucedió en Córdoba con agentes de la Policía Nacional, enviados a modo de refuerzo como parte del dispositivo del gobierno español contra la celebración de la consulta del 1 de octubre. En Sevilla ya hubo una concentración el viernes, organizada espontáneamente por padres de alumnos de un vecino colegio del Opus Dei, una organización católica ultraconservadora. Este martes hubo actos similares en Santander y Toledo.

Por otro lado, en los últimos días aparecieron numerosas banderas nacionales en los balcones de Madrid y otras ciudades del país. En la localidad de Alcorcón, a 18 km de la capital, el conservador Partido Popular (que gobierna el país y el ayuntamiento de esta localidad) decidió regalar a los vecinos 1.000 banderas españolas.

La demanda es tal que la empresa Sosa Días, fabricante de banderas, vio venir el negocio y recientemente hizo acopio de 24.000 enseñas, que está vendiendo por toda España, incluyendo Cataluña, explicó a AFP su dueño, José Luis Sosa Días. "El departamento de costura no para de coser banderas de España", aseveró el empresario.

Por otra parte, en Valencia (este) se vivieron el lunes momentos de tensión cuando decenas de miembros de un pequeño partido de ultraderecha, España 2000, fueron a manifestarse ante un teatro donde celebraba una reunión una plataforma local favorable al referendo de autodeterminación en Cataluña. De un lado y de otro hubo "insultos y gritos", pero ningún ningún incidente grave, según la delegación del gobierno en Valencia.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos