La relación entre Asturias y Cataluña mueve más de 1.000 millones al año

Pedro Luis Fernández, presidente de Fade

El presidente de Fade alerta de que el conflicto catalán va a suponer un impacto para Asturias, «como en el resto del país»

C.G. / S.B.Gijón.

La patronal asturiana lleva días alertando del retroceso que supondría una declaración de independencia en Cataluña para la economía nacional. Las relaciones comerciales entre Asturias y Cataluña mueven más de 1.000 millones de euros al año entre las importaciones y exportaciones. En sus relaciones comerciales salen ganando los empresarios catalanes ya que mientras las empresas asturianas obtienen por sus ventas 451,9 millones de euros, los catalanes reciben 586,5 millones de euros por los productos que compra Asturias. Son casi 135 millones más.

En este contexto, el presidente de la Federación Asturiana de Empresarios (Fade), Pedro Luis Fernández, no duda de que el conflicto catalán vaya a tener un impacto en la economía nacional que en el caso de la región, señala, no sería distinto que «en el resto del país». Pero no solo golpearía el mercado interno. Aunque Pedro Luis Fernández huye de hablar de una posible independencia catalana, aclara que existe el riesgo de un impacto en el consumidor a la hora de adquirir productos catalanes. Pero además, cree que las consecuencias de todo lo que está sucediendo en Cataluña pudieran tener un efecto añadido en la imagen que el exterior pueda tener de España y dañar las relaciones comerciales hacia el extranjero.

Cataluña ocupa la sexta posición en el ranking de los clientes asturianos. El principal mercado donde acaba la mercancía que se produce en la región es Castilla y León –le siguen, en este orden, Galicia, País Vasco, Valencia y Madrid–. Coincide además que Cataluña es también la sexta comunidad proveedora del mercado asturiano de una clasificación que lidera Galicia. Le siguen Castilla y León, Andalucía, Madrid y País Vasco. Según el informe C-Intereg, elaborado por el Centro de Predicción Económica (Ceprede), las exportaciones a Cataluña representan un 7,4% del total, mientras que las importaciones suponen el 9,7%.

Teniendo en cuenta las relaciones comerciales de Cataluña, nuestra región no aparece en el listado. Ni entre sus principales clientes ni entre sus proveedores. Según el informe, la mayor parte de los productos catalanes se venden en Aragón, Valencia, Madrid, Andalucía, Castilla y León, País Vasco, Baleares, Canarias y Navarra, mientras que sus principales proveedores son Valencia, Aragón, Madrid, Andalucía, País Vasco, Castilla y León, Galicia, Castilla La Mancha, Navarra y Murcia.

¿Y qué ocurre hacia el exterior? Según explica el presidente de Fade, datos la Cámara de Comercio indican que «Cataluña exporta lo mismo a China que a Murcia» y en su mayor mercado que es Francia «vende lo mismo que en Aragón». Cifras que, desde el punto de vista empresarial, «chocan» con lo que ocurre en Cataluña. De hecho, matiza que más de la mitad de sus exportaciones corresponde al mercado nacional. Fernández lamenta que el conflicto tenga lugar en un momento «absolutamente innecesario» cuando «empezábamos a ir bien y existía un buen tono económico», lamenta.

«Graves consecuencias»

El consejo consultivo de la Federación Asturiana de Empresarios (Fade) ya advirtió, antes de celebrarse el referéndum ilegal, que las consecuencias de una hipotética separación de Cataluña «serían muy gravosas para la economía, para las empresas y para el bienestar de los ciudadanos, tanto de Cataluña como del conjunto de España». El presidente de Fade también lo es de la compañía General de Alquiler de Maquinaria, S.A. (GAM, S.A.), que vende en Cataluña el 15% de sus ventas nacionales y tiene en Tarragona el segundo mayor taller del país, después del de Asturias.

«La situación no es deseada ni deseable para nadie, y es muy triste la aberración profunda que se está haciendo con Cataluña. La economía catalana va a sufrir muchísimo y es posible que la española también, pero de lo primero no tengo ninguna duda. Los que han metido a Cataluña en este lío no son conscientes de las graves consecuencias para los catalanes» lamenta.

Fernández cree que seguirán saliendo empresas a otros puntos de España y que a Cataluña «le esperan unos meses muy duros». Para compensar, confía en que el crecimiento en el conjunto de España siga siendo «bueno».

El turismo catalán

La relación entre Asturias y Cataluña no se reducen al ámbito comercial. Más de 100.000 catalanes visitaron Asturias en el 2016, según el último informe turístico asturiano SITA. Por regiones, la mayoría viajan desde Barcelona (un 5,7%), seguidos por Girona y Tarragona que en ambos casos representan un 0,6%. El último lugar lo ocupa Lleida con un 0,5%. Por las provincias de procedencia, la capital catalana ocupa el tercer puesto detrás de Madrid (con un 23,4%) y Vizcaya (con un 7,7%). Le sigue de cerca La Coruña con un 5,4%.

Con estos datos, el vicepresidente de la Federación Nacional de Hostelería, el asturiano Alfredo García Quintana, asegura que las grandes comunidades como son Madrid y Cataluña son muy importantes para el turismo en la región. Aunque parte de la base de que «la situación actual no es buena para nadie y existe una importante fractura social en Cataluña, García Quintana confía en que la situación se normalice. Aclara que desde la Federación Nacional de Hostelería no van a valorar si el conflicto catalán va a incidir o no en el turismo.

Es difícil cuantificar el número de visitas de los asturianos en Cataluña, ya que no hay datos concretos. De las comunidades del norte, salvo Galicia sobre la que sí existen cifras, el Principado estaría dentro del apartado denominado en el informe Idescat: ‘el resto de comunidades del norte’. Según los datos, durante el año pasado los turistas incluidos en el apartado gastaron en Cataluña 403 millones de euros. Al día, el gastes de 63 euros y durante su estancia en Cataluña cada turista se desembolsó 405 euros.

Fotos

Vídeos