Repetir el acuerdo presupuestario con el PP en 2018, un imposible

A. S. / D. F. OVIEDO.

Si algo quedo claro tras el debate de ayer es que la posibilidad de que Asturias tenga presupuestos en 2018 depende casi exclusivamente de que el PSOE sea capaz de llegar a un acuerdo con Podemos e IU, algo que no ha conseguido hasta la fecha. La posibilidad de reeditar el acuerdo con el PP que permitió sacar adelante las cuentas de este ejercicio es remota, a la luz de la posición de los dos candidatos al liderazgo de la Federación Socialista Asturiana.

Es verdad que este análisis tiene algo de truco. La oferta que ha hecho el PP para volver a apoyar el presupuesto a cambio de rebajas de impuestos tiene mucho que ver con la intención de los populares de presentarse como un partido dialogante, con sentido de estado. Los conservadores tienen claro que en vísperas de unas elecciones, las de 2019, el PSOE no puede aceptar ese planteamiento. Y menos con un nuevo secretario general en escena.

En todo caso, Barbón y Pérez casi cerraron esa puerta. Especialmente contundente el primero. «No voy a caer en esa trampa», remarcó para negar cualquier opción de pacto presupuestario con la derecha «si es a cambio de rebajas fiscales que pongan en riesgo el estado de bienestar». El segundo, menos tajante, afirmó que su política tributaria responde al criterio de «que pague más quien más tiene», y precisó que no aceptará planteamientos que obliguen al PSOE a renunciar a sus principios básicos.

Por lo demás, Barbón hizo bandera de conformar una alternativa solvente al neoliberalismo, priorizó la relación con los sindicatos y apostó por la I+D+i, la industria y el carbón. Pérez habló de combinar la apuesta por la innovación con la defensa de los sectores tradicionales. Ambos coincidieron en estudiar la posibilidad del uso lúdico de los pantanos en Redes.

Fotos

Vídeos