Sánchez llama a los catalanes a «no participar» en una consulta «que no es democrática»

El secretario general del PSOE abre el congreso del PSE en Bilbao con un mensaje claro a los independentistas: «abandonen la senda de la ilegalidad»

KOLDO DOMÍNGUEZ

Pedro Sánchez ha intervenido esta mañana en la sesión inaugural del VIII congreso del PSE que se celebra en Bilbao. Y el secretario general del PSOE ha aprovechado el escenario del Palacio Euskalduna para referirse a la grave crisis institucional que se vive en Cataluña y la consulta ilegal convocada para mañana. Su mensaje ha sido «claro»: «No podemos participar en un proceso que no es democrático y que fractura a la sociedad catalana», ha asegurado.

Ese mismo posicionamiento lo ha defendido minutos antes Miquel Iceta, el primer secretario de los socialistas catalanes, y que ha sido recibido en pie por los 379 delegados presentes en el congreso. En su discurso, muy emotivo y que ha sido ovacionado en varias ocasiones, Iceta se ha dirigido directamente a sus conciudadanos para pedirles que «no participen en la convocatoria». «Demasiados socialistas cayeron en la lucha contra la dictadora como para otorgar el nombre de referéndum o de elecciones o de democracia a quien no lo es. Me niego», ha expresado Iceta.

A su entender, si mañana se acude a votar «se atribuirá» a la consulta «un valor que no tiene, no solo porque es ilegal, sino porque pretende deshacer un empate por la mínima, en una operación política diseñada por los independentistas para que en Cataluña haya ganadores y perdedores, vencedores y vencidos», ha añadido. Por eso Iceta ha reclamado que se permita a los catalanes «poder seguir viviendo en paz, libertad, tolerancia y convivencia».

Sánchez ha tomado en relevo del líder socialista catalán en ese mensaje y, ante el temor que mañana la tensión suba en exceso y se corra el peligro de una confrontación violenta, ha hecho un llamamiento a la «calma, serenidad y sosiego para que gane la convivencia mañana en Cataluña».

Pero Sánchez no se ha centrado sólo en el 1-O, sino que ha mirado al día siguiente, al «2 de octubre, que debe ser la jornada de reflexión tras seis años de desencuentros, de inacción política, de rupturismos, de inmovilismos». «Al bloque independentista les pedimos que abandonen la senda de la ilegalidad, que recuperen la de la legalidad y comiencen a dialogar». En esa línea, ha insistido en que para el «1 de octubre hago un llamamiento a la calma y para el 2, un llamamiento al diálogo». «Mañana podemos perder todos más de lo que alguno cree que puede ganar por sí mismo», en referencia a la ambición soberanista de la Generalitat.

También ha tenido Sánchez palabras para el Gobierno central y el PP, a los que ha advertido de que, «si la política consistiera solo en el ejercicio escrupuloso de la Ley, en España gobernarían los jueces, y no es el caso». «Sin ley, no hay salida, pero tampoco sin política la hay», ha recordado, par a continuación puntualizar: «Nosotros estamos con el Estado a pesar de este Gobierno».

Por eso ha asegurado que «no es momento de siglas ni de ideologías ni de intereses». «Es momento de ser generosos, de anteponer la convivencia, de encontrar entre todos una solución que satisfaga al conjunto de la sociedad catalana». «La única victoria en Cataluña es el acuerdo y hay podrán encontrar al PSOE».

Fotos

Vídeos