Sanjurjo pide reformar la Constitución «con prudencia, pero sin pausas»

Vicente Álvarez Areces, Antonio Trevín, Guillermo Martínez, Wenceslao López, Gabino de Lorenzo y Javier Fernández, ayer en la Junta, escuchando el discurso de Pedro Sanjurjo. /  PABLO LORENZANA
Vicente Álvarez Areces, Antonio Trevín, Guillermo Martínez, Wenceslao López, Gabino de Lorenzo y Javier Fernández, ayer en la Junta, escuchando el discurso de Pedro Sanjurjo. / PABLO LORENZANA

El presidente de la Cámara asturiana hace una llamada al consenso político para afrontar la adaptación de la Carta Magna a la nueva realidad tras la crisis catalana

A. M. / F. D. B. OVIEDO/AVILÉS.

El presidente de la Junta General, Pedro Sanjurjo, aprovechó el acto institucional con motivo del 39 aniversario de la Constitución Española para destacar el «valor» del texto «que regula nuestra convivencia» y celebrar la «buena salud» de la que, en su opinión, sigue gozando la democracia de este país. Sin embargo, tras defender la actuación del Estado para restaurar la legalidad ante la «sublevación» del Gobierno de la Generalitat en los últimos meses, reconoció que «la crisis catalana ha hecho aflorar la necesidad de adecuar a los tiempos actuales ese modelo territorial que nos hace un Estado cuasi federal». Pero no solo la crisis catalana. También, opina, es preciso redefinir el sistema de financiación de las comunidades «que ha de conjugar criterios de solidaridad e igualdad, y un equilibrio económico adecuado y justo entre territorios y ciudadanos de España, con la atribución de los recursos». Igualmente, completó, debe acometerse el refuerzo de ciertos mecanismos «para que las comunidades autónomas participen en las decisiones del Estado y la UE» y el rediseño del papel del Senado, «para que sea una verdadera Cámara de representación territorial».

Reflexionó en este sentido sobre la necesidad de adaptar la Carta Magna a la nueva realidad económica y social del país, y a las «situaciones anacrónicas no previstas en ese año 1978, como la consolidación de nuestra pertenencia a la Unión Europea», y apostó además por hacerlo cuanto antes, pero sin prisas. «La dilación como estrategia política no sirve», dijo, e instó a afrontar la tarea «con prudencia, pero sin pausas» pues, anotó, ha de ser fruto de una «profunda reflexión» para la que «las prisas no son buenas».

El presidente concluyó su intervención apelando al diálogo y pidiendo a los diferentes partidos políticos que sean capaces de «avanzar en los acuerdos», para lo que, les recomendó, deben «orillarse» los asuntos más conflictivos.

Diputados y senadores

El mensaje lo lanzó en la sala noble de la Junta General y ante la mirada del presidente del Principado, Javier Fernández, diputados autonómicos de todos los grupos parlamentarios con representación en la Cámara; diputados y senadores por Asturias en las Cortes Generales; los ex presidentes Vicente Álvarez Areces y Antonio Trevín; el delegado del Gobierno, Gabino de Lorenzo; el alcalde de Oviedo, Wenceslao López; el vicario general de la Diócesis, Jorge Fernández; el rector de la Universidad de Oviedo, Santiago García y el síndico mayor de la Sindicatura de Cuentas del Principado, Avelino Viejo, entre otras autoridades.

Horas más tarde, en Avilés, era el secretario de Estado de Telecomunicaciones, Víctor Calvo-Sotelo, el que haría referencia a este asunto. También reflexionó sobre la posibilidad de introducir cambios en la Constitución española «para adaptarla a las nuevas realidades que no existían cuando se elaboró, como son las telecomunicaciones o la Unión Europea». No obstante, destacó que el texto ha permitido «la mejor época de desarrollo en España», subrayando que su aprobación se había realizado por una «amplia mayoría de españoles». Calvo-Sotelo defendió la vigencia de los valores constitucionales, sólo quebrados por la «deslealtad» en Cataluña, si bien lo sucedido el pasado octubre evidenció «la vigencia de la Constitución» con la aplicación del artículo 155.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos