Policías asturianos en Cataluña, entre el acoso y los aplausos

Agentes de la Policía, en el vestíbulo de uno de los hoteles en los que se alojan. A la salida en sus vehículos fueron apoyados por ciudadanos con banderas de España. / EFE

Una veintena de agentes de la UPR de la Comisaría de Gijón se alojan en el hotel del que ayer los intentaron expulsar por la presión independentista

OLAYA SUÁREZ GIJÓN.

Los policías gijoneses desplazados en comisión de servicio a Cataluña intentan mantener la calma dentro de la situación de máxima tensión que se vive en las calles y en las instituciones. Un veintena de agentes de la Unidad de Reacción y Prevención (UPR) de la Comisaría de Gijón se encuentra alojada en el hotel de Pineda del Mar que la madrugada de ayer se situó en el ojo del huracán tras ser rodeado por decenas de independentistas que increparon a los agentes e hizo que desde la gerencia del establecimiento se optase por cancelar la reserva a las fuerzas de seguridad.

Ayer al mediodía, antes de que se cumpliese la hora fijada por el hotel para que los policías abandonasen las habitaciones -las 4 de la tarde- los agentes recibieron la visita del presidente del Partido Popular en Cataluña, Xavier García Albiol. «Nadie os va a echar de Cataluña porque si os vais se iría la dignidad de esta tierra», les dijo emocionado hasta las lágrimas. Fue el propio Ministro de Interior el que dio la orden de que permaneciesen en el hotel hasta mañana, día en el que concluye la reserva.

Más información

«No podemos salir a la calle ni hacer vida normal, estamos sitiados, corremos riesgo físico», aseguran los agentes gijoneses desplazados a Cataluña. En los últimos días prestaron servicios de seguridad en el perímetro de la Jefatura Superior de Policía, en Barcelona, y en vía Laietana. Entre el equipo de la UPR está un subinspector de la UPR, condecorado el lunes con la cruz al mérito policial con distintivo blanco por el rescate de un bañista en El Arbeyal. Otro compañero, también condecorado por su trayectoria, se encuentra en comisión de servicio en Barcelona. Forma parte del grupo de la Brigada de Información desplazado a Cataluña y, al contrario que la UPR que trabaja uniformada, desarrollan las labores policiales de paisano y se encuentran alojados en otra localidad.

«No sienten tanta presión como la UPR porque van de paisano, pero aún así, la situación allí es insostenible», señalan fuentes próximas a los policías desplazados. Tal es así que los policías alojados en el hotel de Pineda del Mar -entre los que se encuentran agentes de numerosas comisarías de España- optaron en la madrugada de ayer por llamar a los Mossos dada la «grave situación que se vivía en el exterior». También se personó en el lugar el jefe de la Policía Local y representantes del gobierno municipal, quienes, según la Policía Nacional, presionaron a la dirección del hotel para que de desalojase a los agentes.

Fotos

Vídeos