El PP amenaza con abandonar la Federación Asturiana de Concejos por convertirse en «un órgano más de la FSA»

García Palacios, en el centro, en la asablea de la FACC./DAMIÁN ARIENZA
García Palacios, en el centro, en la asablea de la FACC. / DAMIÁN ARIENZA

Acusan al presidente de la FACC, el socialista Ignacio García Palacios, de irresponsable por criticar el acuerdo alcanzado para que los ayuntamientos puedan hacer uso del superávit obtenido el pasado año

EFE

El Partido Popular está barajando abandonar la Federación Asturiana de Concejos (FACC) ante la "inaceptable deriva partidista" que, en su opinión, ha llevado a esta institución a "convertirse en un órgano más" de la Federación Socialita Asturiana (FSA-PSOE).

Para los populares, el presidente de la FACC y alcalde de Navia, el socialista Ignacio García Palacios, "miente a los asturianos y manipula irresponsablemente". Se refieren a las declaraciones hechas a EL COMERCIO en las que criticaba el acuerdo alcanzado hace unos días para que los ayuntamientos puedan hacer uso del superávit obtenido el pasado año.

En palabras del alcalde popular de Peñamellera Baja, José Manuel Fernández, que ostenta la vicepresidencia de la FACC, la entidad que agrupa a todos los municipios asturianos "está perdiendo su credibilidad y no defiende al conjunto de concejos".

Tras la aprobación que regula el uso del superávit municipal, desde distintos ámbitos de la FSA se ha cuestionado su validez y se ha amenazado con una "rebelión del municipalismo" en el caso de que el ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, no aclare a los ayuntamientos si podrán gastar todo el superávit de 2017.

El conjunto de los 78 ayuntamientos asturianos generaron el pasado año un superávit de unos 100 millones de euros de los que, según cálculos socialistas, apenas podrán utilizar este año la mitad dadas las limitaciones establecidas por el decreto de Montoro.

El vicepresidente de la FACC ha recordado hoy que ese decreto es el resultado de un acuerdo nacional con el Gobierno de Mariano Rajoy, alcanzado por unanimidad en el seno de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), que permite a los ayuntamientos invertir el superávit logrado en el año 2017.

En su opinión, los ayuntamientos asturianos podrán gastar a lo largo de este año, y si es necesario también en 2019, "más de 100 millones de euros en obras y mejoras para sus vecinos, habiéndose ampliado además el catálogo de servicios en los que se podrá gastar el dinero".

De hecho, ha asegurado en un comunicado que la FEMP exigió al Ministerio de Hacienda, con el apoyo de la FACC, la inclusión de nuevos servicios públicos a los que destinar el superávit (seguridad, incendios, educación infantil y primaría o servicios sociales), aceptados por Hacienda en su totalidad.

"Las afirmaciones del presidente de la FAC son falsas y sectarias, y en ningún caso se puede arrogar la voz de los alcaldes asturianos; su posición sí que es una engañifa a los ayuntamientos y a los asturianos", ha afirmado Fernández que ve en el posicionamiento de García Palacios una forma de "ganar puntos" ante la nueva dirección de la FSA y en "su camino hacia la podemización y la izquierda más radical".

José Manuel Fernández ha advertido también de que desde el PP no van a consentir que las asambleas de la FACC, como la que se celebró el pasado 23 de marzo en Oviedo, sean "un acto partidista de la FSA, con desprecios y acusaciones por parte del alcalde de Oviedo (el socialista Wenceslao López) a los que formamos parte del Partido Popular".

"No vamos a estar en ninguna institución que sea parte de la FSA, porque sería ser cómplices de un fraude a todo los asturianos", ha subrayado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos