Los alcaldes apenas podrán gastar 50 millones del superávit de 2017, la mitad de lo previsto

Los alcaldes apenas podrán gastar 50 millones del superávit de 2017, la mitad de lo previsto
Enrique Fernández, Iván Fernández y José Víctor Rodríguez, ayer, en la sede de la FSA. / MARIO ROJAS

El PSOE asturiano amenaza con una «rebelión municipal» si el Ministerio de Hacienda no modifica el decreto que regula la inversión, que juzga «un engaño»

Andrés Suárez
ANDRÉS SUÁREZGijón

Cunde la decepción en el municipalismo al constatar que no es oro todo lo que reluce en la aplicación práctica de la promesa del Ministerio de Hacienda de que los ayuntamientos podrían reinvertir ahora el superávit obtenido en 2017. El decreto que regula ese compromiso es «un engaño», en palabras del secretario de política municipal de la Federación Socialista Asturiana y alcalde de Corvera, Iván Fernández, porque siembra muchas dudas sobre la capacidad real para utilizar esos recursos. Tanto es así que según las estimaciones que manejan los propios regidores asturianos, de los 100 millones de euros de superávit acumulados el pasado año, apenas podrían gastarse entre 40 y 50 millones.

No es el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, un personaje especialmente apreciado por los socialistas. Sobre su sinceridad negociadora existen muchas dudas en el partido que gobierna en el Principado, de ahí que su compromiso para facilitar la reinversión del superávit fuese celebrada, sí, pero con cautela, a la espera de conocer cómo ese anuncio se plasmaba sobre el papel. Y el resultado, el decreto que regula ese gasto, es «decepcionante» a ojos del PSOE.

El decreto, explicó el secretario de política municipal, no aclara con precisión cómo se puede gastar ese superávit y, por tanto, si se pueden movilizar los 100 millones de euros que los consistorios asturianos tienen en el banco procedentes de las cuentas de 2017. Según sus propias estimaciones, con el texto de Hacienda tal y como está redactado hoy, apenas podrían destinarse a inversiones del orden de 40 a 50 millones. Una cifra, sostienen en el municipalismo asturiano, muy por debajo de las expectativas.

«No nos fiamos de Montoro y queremos hechos y no palabras», argumentó Fernández, que entiende que si no se introducen las modificaciones oportunas, quedará claro que «tenemos un ministro que se ha reído del municipalismo». Las palabras del alcalde de Corvera revelan además la sensación que ha calado en el partido de que detrás de la actuación del Gobierno central está la voluntad de penalizar al PSOE. Dado que el Partido Popular perdió músculo municipal en 2015, sobre todo algunas ciudades muy representativas, y que la representación de Ciudadanos en este ámbito es muy escasa, ninguno de los dos partidos de la derecha estaría por la labor de dar a los socialistas una baza política ante su electorado con vistas a los comicios de la primavera de 2019, sostienen quienes sospechan de estos manejos.

Movilización en Madrid

Iván Fernández avanzó que el PSOE no se quedará de brazos cruzados si Cristóbal Montoro no rectifica y avisó de que incentivará una «rebelión del municipalismo» para forzar un cambio en el citado decreto. «A lo mejor tenemos que ir a Madrid y plantarnos ante el ministerio los alcaldes y alcaldesas en una manifestación unitaria y conjunta», apostilló, juzgando intolerable que los ayuntamientos «tengamos dinero y este no revierta en políticas de empleo, en infraestructuras y en responder a las necesidades reales de nuestros vecinos».

Igual de contundente se expresó el secretario de política económica, Enrique Fernández, que habló de un «juego de trileros» y de un «nuevo timo» para referirse al proceder de Hacienda. «Pedimos que el dinero que está en nuestras cuentas se pueda invertir en necesidades concretas y reales de nuestros vecinos», remachó José Víctor Rodríguez, responsable del consejo de alcaldes de la FSA.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos