Tensión en la inauguración de la nueva 'casa' del PSOE

José María Pérez salió de la sala expresamente para buscar a Adrián Barbón para saludarlo.
José María Pérez salió de la sala expresamente para buscar a Adrián Barbón para saludarlo. / P. LORENZANA

El secretario general y los dos candidatos coinciden en la sede, pero en ningún momento se les vio a los tres juntosEl presidente saludó a Pérez, pero no llegó a cruzarse con Barbón, a quien el edil gijonés buscó expresamente para estrecharle la mano

A. MORIYÓN OVIEDO.

La Federación Socialista Asturiana (FSA) inauguró ayer su nueva sede, un local en La Ería de 1.300 metros cuadrados, ligeramente mayor al que hasta ahora venía utilizando en la calle de Santa Teresa, que se ha puesto a la venta. Coincidieron en la nueva casa de los socialistas asturianos el actual secretario general, Javier Fernández, con los dos candidatos a liderar el partido, Adrián Barbón y José María Pérez. Sin embargo, fue imposible captar una imagen de los tres juntos porque, aunque Fernández sí saludó al portavoz de Gijón cuando entró en las dependencias, en ningún momento de la visita se cruzó con el alcalde de Laviana, que llegó unos minutos más tarde y realizó otro recorrido paralelo por las instalaciones.

Tampoco se habían cruzado los dos candidatos pese a la expectación que había generado el posible encuentro, lo que provocó todo tipo de comentarios entre los presentes. José María Pérez aseguró a los medios de comunicación que le preguntaron por la tensión que transmitía el hecho de que no se hubieran saludado -pese a que en algunos momentos apenas les separaban unos metros- que, por su parte, no había ningún inconveniente en hacerlo. Y de hecho fue entonces cuando acudió en su búsqueda. «¿No me vas a saludar?», le espetó. Barbón se encontraba en ese momento fuera de la sala por problemas de alergia, según justificó, y negó a los periodistas que le cuestionaron por esta tema que hubiera evitado el encuentro ni con Pérez, ni con el presidente del Principado. «Le hubiera saludado encantado, pero no coincidimos», zanjó. De hecho, una vez finalizada la visita y cuando apenas quedaban personas en el interior de la sede, el alcalde de Laviana volvió a entrar para saludar a Fernández.

Barbón también se asomó al despacho del secretario general, aunque reconoció que no pasó la puerta «por respeto». Barbón confía en poder llenar esta nueva sede de «trabajo político, ilusión y sueños compartidos», mientras que Pérez habló de la necesidad de recuperar «la fraternidad» como elemento de cohesión con la militancia. Una cohesión que hoy por hoy parece una quimera. Ni siquiera Javier Fernández supo qué decir cuando se le preguntó si la que se inauguraba ayer sería la sede de la unión. «Es la sede del PSOE. No me pregunte por esas cosas», alcanzó a decir.

Fotos

Vídeos