Más de treinta testigos y diez peritos, citados para declarar en el juicio del 'caso Villa'

Villa y su abogada llegando al juzgado en marzo pasado. /ÁLEX PIÑA
Villa y su abogada llegando al juzgado en marzo pasado. / ÁLEX PIÑA

El proceso debería arrancar el 5 de marzo, pero la Audiencia Provincial amenaza con suspenderlo por demoras en la tramitación previa

ANA MORIYÓN OVIEDO.

Más de treinta testigos y una decena de peritos ya han sido citados para declarar en el juicio del 'caso Villa' que, en principio, comenzará el 5 de marzo y se prolongará hasta el día 15 de ese mismo mes. Las notificaciones para personarse en la Audiencia Provincial han comenzado a entregarse, si bien este tribunal ya ha advertido a la Dirección General de Justicia de que se verá obligado a suspender el proceso si antes de que dé comienzo el juicio no dispone, en tiempo y forma, de la transcripción de las declaraciones efectuadas en fase de instrucción.

Dirigentes, exdirigentes y trabajadores del SOMA, miembros de la junta de administración del sindicato minero y responsables del Infide, entre otros muchos, que pasaron en su día por el Juzgado de Instrucción número 2 de Oviedo, tendrán que volver a hacerlo ante la Sección Tercera de la Audiencia Provincial, donde tanto el exsecretario general del SOMA, José Ángel Fernández Villa, como Pedro Castillejo, exsecretario del Infide, se sentarán en el banquillo de los acusados. Ambos están imputados por un delito de apropiación indebida y se enfrentan a penas de cárcel de hasta seis y cinco años, respectivamente, a petición de la acusación, que ejerce el SOMA. La Fiscalía solicita cinco años para el exdirigente sindical y tres y medio para quien fuera máximo responsable de la fundación, además de la devolución de 434.158 y 119.434 euros, respectivamente, por el dinero presuntamente apropiado de forma ilícita por ambos exdirigentes.

ALGUNOS TESTIGOS

Dirigentes, exdirigentes y trabajadores del sindicato:
José Luis Alperi, Amalio Fernández Fernández, Aquilino Ronderos, Juan José González Pulgar y José Antonio Postigo, entre otros.
Responsables y exresponsables de Hunosa:
Teresa Mallada, Luis Manuel Tejuca, Juan José Fernández Suárez, Juan Ramón Secades.
Patronos del Infide:
José Manuel González, Pedro Alberto Marcos, Alfredo Carreño Fuego, Víctor Folguieres, entre otros.

Larga lista de sindicalistas

La Audiencia Provincial ha aceptado prácticamente todas las pruebas testificales y periciales solicitadas por las partes, de forma que a las numerosas personas relacionadas con el sindicato minero que ya declararon en fase de instrucción se suma ahora una larga lista de nuevos representantes del SOMA y miembros de su junta administradora. También dirigentes y exdirigentes del Montepío de la Minería, como Juan José González Pulgar y José Antonio Postigo; la actual presidenta de Hunosa, María Teresa Mallada, y los anteriores responsables de la empresa estatal minera; así como extrabajadores y varios expatronos del Infide. La treintena de testigos se completa con exdirigentes nacionales de FIA-UGT, como Antonio Deusa Pedrazo o María Begoña Abdelkader García; el notario que se reunió con José Ángel Fernández Villa poco después de comenzar la instrucción del caso y que entendió que estaba en plenas condiciones mentales o, incluso, los propietarios de los negocios de hostelería donde Pedro Castillejo acudía a comer asiduamente y cuyas facturas pasaba como gasto al Infide. Su abogado, el letrado Alfredo García López, confía en que su declaración sirva para ratificar el criterio de su cliente, que entiende que se trataba de gastos totalmente justificados por su labor dentro de la fundación.

Más información

El juicio comenzará con la declaración de los dos acusados, prevista para el 5 de marzo. La defensa de Villa, a cargo de la abogada Ana García Boto, pretende que su cliente sea explorado previamente por las mismas forenses que determinaron, en enero de 2016, que su grado de deterioro cognitivo le haría incapaz de someterse con todas las garantías procesales a un juicio. Su principal estrategia de defensa pasa por tratar de suspender el procedimiento por enfermedad mental sobrevenida o indefensión, si bien Villa ya declaró de forma coherente en marzo del año pasado ante la jueza Simonet Quelle Coto. Hace apenas unas semanas se le pudo ver pasear cerca de su vivienda, en La Florida (Oviedo), acompañado de su mujer, pese a que después de que estallara el escándalo en relación a su fortuna oculta permanece prácticamente recluido en su casa, y su abogada ha puesto numerosos impedimentos para que saliera de su domicilio para declarar alegando limitaciones físicas y mentales.

Sin embargo, tanto la Fiscalía como la acusación particular, cuyos intereses defiende el bufete Ontier, han centrado sus esfuerzos en tratar de demostrar que la demencia que padece el principal acusado no le impide someterse a un juicio.

Los testigos están citados entre el 7 y el 12 de marzo. También el día 12 y, principalmente, el día 14 de marzo, pasarán por el juzgado una decena de personas en calidad de peritos. A los expertos en contabilidad propuestos por la acusación y las defensas se suman el neurólogo designado por el sindicato que exploró a Villa en su domicilio y que interpretó que estaba en condiciones de declarar, así como las dos médicos forenses que habían considerado lo contrario meses antes o los profesionales que vienen atendiendo al exlíder sindical en el HUCA en los últimos años. La lista la cierra un perito caligráfico al que le tocará analizar la firma de Villa que aparece en numerosa documentación del sindicato, y que él no asume como propia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos