Trescientos camiones asturianos se vieron afectados por las movilizaciones en Cataluña

La patronal del transporte Asetra critica la «pasividad» de los Mossos y la Policía en un conflicto que les causa «pérdidas millonarias»

MARCO MENÉNDEZ GIJÓN.

El presidente de la patronal del transporte Asetra, Ovidio de la Roza, cifró ayer en 300 los camiones asturianos que se vieron afectados por los cortes de carretera producidos con motivo de la huelga general en Cataluña. Esos vehículos solo son los que realizan transportes internacionales y que se ven obligados a atravesar esa región. En el conjunto del país los afectados fueron 9.000 camiones.

De la Roza explicó que «el corte de carreteras fue total por la actuación de los piquetes y la pasividad de los Mossos d'Esquadra y la Policía Nacional. Se actuó con una impunidad absoluta y hay un enorme cabreo en el sector».

Los transportistas aún no han hecho cálculos de las pérdidas que sufrieron en la jornada de ayer, pero el presidente de Asetra aseguró que «son millonarias. Se da la circunstancia de que en Cataluña no afecta solo a los tráficos internos, sino a unos 9.000 camiones diarios que van hacia Europa». Además, llamó la atención sobre el hecho de que «también nuestros clientes se han visto afectados, ya que se quedan sin abastecimiento. Seguro que hubo fábricas paradas porque no les llegó la mercancía, pues hay que tener en cuenta que el 85% de las mercancías en España se mueven por carretera».

Ovidio de la Roza también se quejó por la mera convocatoria de esta huelga: «Es claramente política y lo que no entendemos es que haya sido legalizada por el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña».

De cualquier modo, el presidente de Asetra no cree que el conflicto catalán suponga la deslocalización de muchas empresas del transporte de esa comunidad, ya que, según explicó, «en caso de independencia, los empresarios asentados en Cataluña tienen seis meses para poder actualizar sus autorizaciones de la Unión Europea y no perder la licencia europea de transporte. Alguna empresa sí se ha ido por razones operativas o por miedo, sobre todo de transporte de mercancías peligrosas, pues no hay que olvidar que Tarragona es un gran polo de la industria química».

Ovidio de la Roza también hizo referencia a la importancia de la puesta en marcha de la planta regasificadora de El Musel para el sector del transporte, porque «el gas licuado del petróleo y el gas natural son los únicos productos energéticos que suponen una alternativa al gasóleo en los vehículos industriales y marítimos. Es importantísimo para nostros». Resaltó, así, la necesidad de poner en marcha la planta no solo como punto de almacenamiento en el puerto, sino «para tener estaciones de servicio de gas. Aquí solo hay una y no es práctica, porque la utilizan los autobuses municipales y la flota de camiones de una empresa, por lo que a los demás nos dan hora para cargar, por ejemplo, a las siete de la mañana. No hay suficiente capacidad».

De la Roza explicó que en España el uso de gas en el transporte «se multiplica de forma exponencial». La razón no es otra que «es una alternativa real, porque los sistemas eléctricos no tienen capacidad. Es un elemento interesante de futuro».

Fotos

Vídeos