Trevín dirigirá la expansión de ASLA en Hispanoamérica durante cinco años

Trevín y Macario Fernández, en la factoría de ASLA, en 2016. / J. M. PARDO

El ya exdiputado socialista subraya que su dimisión «es una decisión personal» y afirma que «no creo que haya una cascada» de abandonos

O. VILLA GIJÓN.

«Fue una decisión personal, completamente autónoma y que tenía tomada desde poco después del congreso federal». Así se expresa un Antonio Trevín que esta misma semana ha anunciado su decisión de dejar el escaño en el Congreso, en el que llevaba desde diciembre de 2011, después de haber pasado, en los últimos 34 años, por un amplio número de responsabilidades políticas, entre las que la que más destaca es la Presidencia del Principado.

Trevín dice irse por coherencia. Está en desacuerdo con los postulados de Pedro Sánchez y su equipo que, además, le retiró la portavocía de Interior en el Congreso y le relegó a las últimas filas del grupo parlamentario en el Hemiciclo de la Cámara Baja, lo que popularmente se conoce como el 'gallinero' del Congreso. El portavoz de la ejecutiva federal de los socialistas y alcalde de Valladolid, Óscar Puente, expresó tras conocer su baja en el Congreso que su decisión es «coherente» y que espera que no suponga el inicio de una serie de abandonos en el grupo parlamentario, en el que aún hay una buena cuota de diputados 'susanistas'.

El propio Trevín se encargó de tranquilizar a Puente. En conversación con este periódico, el exdiputado subrayó que, precisamente por el carácter «personal» de su decisión, no cree «que haya una cascada» de abandonos. Es una cuestión personal de cada uno», si bien entiende que tras el anuncio de su dimisión «haya habido quienes hayan intentado presentarlo como un triunfo, de la misma forma que ocurre cuando tras un debate parlamentario todos salen a intoxicar y a decir que la victoria fue suya».

Un futuro muy viajero

Y ¿qué hará Antonio Trevín a partir de ahora? En el plano político, lo tiene claro: «voy a seguir siendo un militante de base. Trabajaré por el partido, pero sin responsabilidades». Por el momento, ya que «en política, un año es un siglo, y cinco años, un mundo». ¿Por qué cinco años? Porque ese es el periodo por el que se ha comprometido con Asturiana de Laminados (ASLA), cuyo presidente ejecutivo es su amigo Macario Fernández. El propio Trevín explica que «todo salió de un encuentro de amigos, después del congreso federal. Yo llegué tarde porque venía de la Consejería de Educación para analizar mi reincorporación a la escuela (tiene plaza de profesor en Oviedo), y mi amigo me hizo una oferta laboral».

Profesor de formación, Trevín considera que la responsabilidad para la que ASLA le ficha ahora, la «apertura de mercados en el exterior, en particular y en una primera fase en Hispanoamérica» cuenta con el respaldo «de mis buenas relaciones con el empresariado asturiano en los países en los que hay centros asturianos, en los que suele haber muchos emprendedores». En todo caso, se trata de un compromiso «a cinco años». Trevín, de 61 años, explica que «ASLA es una empresa netamente exportadora», y será en este ámbito en el que el exdiputado desempeñe sus funciones.

De hecho, actualmente el 97% de sus negocio procede del exterior y parte de su estrategia consiste en elevar aún más sus exportaciones mediante la expansión en EE UU, Italia, China, Corea, Japón, Reino Unido, Norte de África, Oriente Medio, Rusia, Hispanoamérica y Europa del Este.

Sobre la no vinculación con sus anteriores responsabilidades políticas de su nuevo empleo, en el que comenzará su actividad el próximo mes de septiembre, el exdiputado quiso dejar claro que «respecto al aspecto legal, la normativa es clara. No hay ninguna incompatibilidad», afirmó, a la vez que desveló que ha recibido ofertas «de empresas de seguridad», que sí ha rechazado, dado que en el Congreso era el portavoz de Interior del Grupo Parlamentario Socialista.

Por otra parte, y en lo tocante a ASLA, Trevín anotó que «la última vez que tuve alguna responsabilidad sobre metal o fondos mineros fue en la Presidencia del Principado, de la que salí hace ya 22 años».

No será, con todo, Antonio Trevín el primer ex alto cargo socialista que se incorpore a ASLA. En 2014, el exconsejero de Hacienda del Principado y exgerente del área sanitaria de Oviedo, Jaime Rabanal, se incorporó a la firma de Villallana, en la que fue nombrado consejero y vicepresidente. Con el inicio de las actividades de la comisión de expertos de la financiación autonómica, el socialista Rabanal fue elegido por el Gobierno de Castilla y León, del PP, como representante en dicha comisión.

ASLA ya está en la Bolsa

Desde las instalaciones de Pola de Lena, esta compañía constituida en 2006, hace tan solo 11 años, se ha convertido en uno de los tres mayores productores de zinc laminado del mundo. En junio, comenzó a cotizar en el Mercado Alternativo Bursátil (MAB), conocido como la Bolsa de las pymes. El primer día de cotización partió con un precio de referencia por acción de 1,5 euros, que representaba una capitalización inicial de 38,5 millones euros, y en su primer cruce como cotizada consiguió una revalorización del 33,3%, hasta alcanzar el nivel de los 2 euros. El pasado viernes cerró en 1,90 euros, lo que sigue representando un alza desde su precio inicial de un 27,33%, en una evolución plana desde las primeras cotizaciones.

Fotos

Vídeos