El Tribunal de Cuentas analizará si la subvención al Montepío cumplió su objetivo

A. M. OVIEDO.

Un paso más. El Congreso aprobó ayer por unanimidad que el Tribunal de Cuentas incorpore en el plan de fiscalización del próximo ejercicio un informe en relación a los planes de ayuda a la minería del carbón 1998-2005 y 2006-2012, así como otro específico sobre la subvención de 30 millones que se otorgó para la construcción de la residencia de mayores de Felechosa, en el concejo de Aller, cuya obra está hoy en el centro de la investigación del 'caso Hulla'. La iniciativa, impulsada por Ciudadanos en la comisión mixta Congreso-Senado para las relaciones con el Tribunal de Cuentas, persigue despejar dudas sobre si aquellos convenios (que sumaron 3.000 millones de euros) y la ayuda a la mutua minera se han utilizado «en cumplimiento a los objetivos» establecidos para la reestructuración de las comarcas mineras.

Se trata de un paso más al que ya dio la Cámara baja el pasado mes de octubre. Entonces, a instancia de Unidos Podemos, se aprobó también por unanimidad una iniciativa para que el ente fiscalizador realizara un «informe detallado sobre los costes y flujos económicos de la obra» que ahora se investiga. El hecho de que el diputado por Asturias de Ciudadanos, Ignacio Prendes, pidiera debatir una iniciativa similar a la presentada hace un mes por Unidos Podemos generó críticas entre el resto de los grupos parlamentarios. Los diputados asturianos Segundo González (Unidos Podemos) y Susana López Ares (PP) reprocharon que se elevaran este tipo de iniciativas «por duplicado» para tratar de sacar rédito político, mientras que, Antonio Hurtado, del PSOE, afeó a Prendes que pretendiera decir al Tribunal de Cuentas «cómo debe hacer su trabajo».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos