Último impulso al crédito, que el Gobierno ve al alcance de la mano

A. S. OVIEDO.

El Gobierno encara la fase definitiva de diseño del crédito extraordinario destinado a minimizar el impacto de la prórroga con el encaje de las propuestas de los distintos grupos en un documento final. Juega el Ejecutivo con la red de seguridad que le da saber que pocos o ningún partido se atreverá a votar en contra de un proyecto que inyectará 111 millones de euros en la economía asturiana, pero en cualquier caso maniobra para intentar sacarlo adelante con el apoyo más amplio posible.

Amarrado el acuerdo con IU, solo pendiente de flecos mínimos, la intención del Gobierno es incorporar a uno de los dos partidos con más escaños en la Junta General, PP y Podemos, o a los dos en el mejor de los casos. Con los populares hay margen para atender demandas en asuntos como el tren cremallera a los lagos de Covadonga o las políticas de I+D+i. Podemos hace especial hincapié en ir más allá en la rebaja de las matrículas de la red de 0 a 3 años, que el Gobierno plantea reducir en un 50%. Como este también es un asunto de interés para los populares, en medios parlamentarios se apunta a esta cuestión como uno de los posibles puntos que desbloqueen un entendimiento.

Las otras dos fuerzas en liza son Foro y Ciudadanos. El partido naranja mostró ayer su disposición al diálogo aunque lamentó que el proyecto que maneja el Ejecutivo apenas destine un 30% de sus recursos a la inversión, el capítulo que a su juicio debería ser prioritario.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos