«No vale de nada participar en una consulta ilegal»

En general respetan el derecho a decidir, pero rechazan participar en una votación que carece de garantías legales y dudan de la mayoría independentistaAsturianos residentes en Cataluña reflexionan sobre el referéndum del 1 de octubre y el proceso secesionista

ANA MORIYÓN OVIEDO.

El Gobierno de la Generalitat tiene intención de sacar a la calle las urnas el próximo uno de octubre para volver a consultar a sus ciudadanos si quieren que Cataluña sea un Estado independiente en forma de república. Lo hará de forma unilateral, sin el apoyo del Gobierno central, y es precisamente esto lo que echa para atrás a muchos asturianos afincados en estas tierras, que interpretan este referéndum como un nuevo «pulso» entre ambas administraciones.

Aunque con algunas excepciones, en general los asturianos residentes en Cataluña consultados por este periódico respetan el sentimiento independentista y pueden llegar a entender el interés de sus vecinos por celebrar una consulta popular que sirva para decidir de forma democrática el futuro de esta región. Sin embargo, la mayoría coincide en que las formas, sin el consentimiento del Gobierno central, no están siendo las más adecuadas. «No conduce a nada participar en algo que no es legal», resuelven. Pese a la tensión que en el ámbito político está generando el proceso secesionista iniciado por la Generalitat a espaldas del Estado, los asturianos que viven en Cataluña aseguran que «no hay ningún problema de convivencia entre catalanes independentistas y no independentistas, ni tampoco entre quienes venimos de fuera y nos sentimos españoles», celebran.

Enrique Delgado Presidente del Centro Asturiano de Barcelona

Enrique Delgado
Enrique Delgado

Enrique Delgado Trubia«Ilegalizar todo lo que pide la Generalitat ha causado problemas»Ricardo Rosety Gijón«Puedo entender que se quiera votar, pero tiene que ser dentro de la ley»Gregorio Morán Oviedo«Por mi profesión, me siento un pingüino asediado en Cataluña»Marisa Romón Gijón«Los separatistas son minoría, lo que pasa es que hacen más ruido»Alfredo Rodríguez Aller«El problema es que ahora la sociedad está dividida»Javier Giraldo Avilés«Ser independentista no quiere decir que se odie a los españoles»Omar Riera Gijón«La gente está asqueada por tanto aplazamiento y tanta pantomima»Jordi San Segundo Barcelona«Tanta culpa tiene el Gobierno central como el de la Generalitat»

«Lo ideal sería que fuera una votación legal y que participara mucha gente»

El presidente del Centro Asturiano de Barcelona, Enrique Delgado, destaca de hecho el ambiente «tranquilo y relajado» que existe en Cataluña pese a las tensiones que se viven en el Parlament. Delgado cree que falta «diálogo político» y que, precisamente la situación de «acoso» que está viviendo Cataluña por parte del Gobierno de Mariano Rajoy, «que ilegaliza todo lo que plantea la Generalitat», no ha hecho más que echar leña al fuego. «Esta actitud por parte del Gobierno central es lo que ha generado más desencuentros y más problemas. Lo ideal sería que se hubiera permitido celebrar un referéndum legal para que votara el mayor número posible de personas porque, con una alta participación, se podría conocer mejor la opinión de la ciudadanía», sostiene.

En cambio, lamenta este asturiano nacido en Trubia aunque vecino de la ciudad condal desde su juventud, es muy posible que el uno de octubre únicamente acudan a votar los independentistas y, por lo tanto, el resultado no será nada representativo. «Como demócrata creo que no podemos evitar que las cosas cambien. Hay que aceptar los cambios», argumenta Delgado, quien por su cargo al frente del Centro Asturiano de Barcelona evita compartir su posición personal, pero sí dice comprender que «en un país desigual una autonomía pueda sentirse agraviada por un trato diferenciado».

Ricardo Rosety Periodista

«Aunque sea muy idealista, los políticos deberían contar las virtudes y desventajas»

Ricardo Rosety, periodista deportivo, tiene una opinión parecida. El gijonés afincado en Barcelona entiende que en el referéndum previsto para el próximo 1 de octubre no se dan las condiciones de legalidad y seguridad necesarias como para que el resultado sea realmente representativo. «Puedo entender que la gente quiera votar, pero considero que debe organizarse dentro de la ley para que la gente realmente participe. Lo que se ha hecho es una huida hacia adelante», declara Rosety, quien opina que falta información sobre los pros y los contras de una posible secesión.

Ricardo Rosety
Ricardo Rosety

Reconoce ser un «idealista» por pensar que los políticos deberían trasladar a la opinión pública «las virtudes y las desventajas de independizarse de España» cuando, asume, «aquí cada uno vende su moto».

En cualquier caso, quiere señalar que existe fuera de Cataluña «una imagen distorsionada de cómo se vive aquí el proceso» y niega que haya problemas de convivencia. «Nunca he tenido ningún problema de ese tipo y no hablo catalán», puntualiza.

Gregorio Morán Escritor

«No comparto nada con Rajoy y absolutamente nada con los independentistas»

El ovetense Gregorio Morán tiene una opinión mucho más crítica. Se declara «contrario» al llamado proceso secesionista y dice sentirse como un «pingüino asediado», en parte por su profesión, escritor y periodista. «No soy médico ni ingeniero, mi profesión es escribir, y lo que escribo no es de recibo para los nuevos gerifaltes del poder de la Generalitat», lamenta Morán, a quien esta misma semana el medio de comunicación con el que colaboraba desde 1988 le comunicó el despido.

Gregorio Morán
Gregorio Morán

«No comparto prácticamente nada, o casi nada, con la política de Mariano Rajoy, y no comparto con los independentistas absolutamente nada. Me encuentro en una situación singular», declara el ovetense. Para él el referéndum «no existe» porque «es ilegal» y «está pensado precisamente para que no exista para los ciudadanos que no quieren la independencia». Dice no querer verse involucrado en «una historia de paletos» y evita hacer planes a medio plazo.

Marisa Romón Encargada en un restaurante

«Me gustaría participar en la consulta. El pueblo tiene derecho a decidir»

Más comprensiva con el referéndum del Gobierno de la Generalitat se muestra Marisa Romón, quien lleva viviendo en Cataluña ocho años y es la encargada de un céntrico restaurante de Barcelona. Sin embargo, entiende que en absoluto existe una mayoría independentista. «Lo que pasa es que hacen más ruido», apunta. Precisamente por este motivo le gustaría participar en la consulta aunque, casualmente, el 1 de octubre espera estar disfrutando de sus vacaciones en Asturias. «Si puedo votaré por correo.

Marisa Romón
Marisa Romón

Me gustaría participar porque creo que es importante. El pueblo tiene derecho a expresarse. El problema es que el Gobierno central no deja celebrar la consulta y es un error. Debería dejar al pueblo decidir», opina esta gijonesa. Además, niega que la fuerza de los independentistas sea tal como parece. «Aquí hay miles de banderas de España por todos los sitios. Los independentistas no son mayoría», afirma.

Javier Giraldo Periodista

«Les prometen que sus hijos vivirán mejor, pero nadie lo puede garantizar»

El avilesino Javier Giraldo, que lleva viviendo diecisiete años en Barcelona, trata de ponerse en la situación de las dos partes del conflicto para entenderlas mejor. Desde un punto de vista «sentimental», relata, «muchos catalanes no se identifican con España y es algo que respeto». Aduce que cada persona «es libre de sentirse de donde quiera» y, añade, este sentimiento «no les convierte en peores personas, ni les hace ser antiespañoles, ni tener odio a los españoles». Luego, continúa, hay otro punto de vista, «el práctico». La Generalitat y la CUP les están prometiendo que fuera de España vivirán mejor, aunque nadie se lo pueda garantizar.

Javier Giraldo
Javier Giraldo

«Se escuchan argumentos de todo tipo, de los dos lados, y nadie lo tiene muy claro», indica este periodista deportivo, que precisamente por este motivo se está pensando aún si acudir o no a las urnas. «No creo que vaya a votar porque yo tampoco lo tengo muy claro. Pero entiendo que si la gente considera que va a vivir mejor, y encima es un sentimiento con el que se identifica, se quiera independizar», dice Javier Giraldo, quien confiesa que la independencia de Cataluña no le supondría ningún problema personal como vecino de Barcelona. «Pero me cuesta mucho imaginármelo. Más bien es una declaración de intenciones», opina.

Omar Riera Trabaja en una cadena hotelera

«Es una consulta ilegal a la que la Generalitat le va a dar la lectura que le interesa»

Más claro lo tiene Omar Riera, gijonés que lleva viviendo quince años en Villanueva y Geltrú, en la provincia de Barcelona, quien no tiene intención alguna de participar en el citado referéndum. «Participar en una cosa que no es legal no conduce a nada», resuelve. «A la gente no la veo muy dispuesta a ir a votar.

Omar Riera
Omar Riera

Está asqueada de tantos años de tripartito, tanto aplazamiento del proceso y tanta pantomima. Es una consulta ilegal a la que la Generalitat le va a dar la lectura que a ella le interesa, aunque la participación sea escasa», vaticina Riera. «Utilizan la demagogia de siempre, dicen que España nos roba y que nos debe dinero, pero nadie explica qué va a pasar el 2 de octubre. ¿Va a dejar de robarnos España ese día?», se pregunta este gijonés. Omar Riera no se plantea ni tan siquiera que, al margen del resultado de la consulta, Cataluña acabe independizándose.

Alfredo Rodríguez Funcionario

«Si el referéndum fuera legal, yo sería el primero en ir a votar»

«Si el referéndum fuera legal, yo sería el primero que iría a votar. Pero siendo ilegal ni me lo cuestiono». Alfredo Rodríguez, natural de Aller y vecino desde hace 45 años de Monjos, provincia de Barcelona, duda incluso de que lleguen a colocarse las urnas y cree que el proceso únicamente busca esconder los «tejemanejes» de los políticos catalanes. «Mientras hablamos de esto no se habla de la familia Pujol, del 3%...», enumera.

Alfredo Rodríguez
Alfredo Rodríguez

«La gente está muy desencantada y aunque los independentistas digan que son mayoría, no lo son. El Gobierno de la Generalitat se ha montado una serie de historias y justificaciones que muchas de ellas están cayendo por su propio peso. El problema es que ahora la sociedad está dividida», lamenta Rodríguez, quien piensa ya en volver a Asturias tan pronto como se jubile.

Jordi San Segundo Expresidente de la Peña Sportinguista Quini

«Mientras Rajoy se pelee con Cataluña no se habla de los casos de corrupción»

Jordi San Segundo no nació en Asturias, pero lleva la tierrina muy presente. De hecho, fue fundador y expresidente de la peña sportinguista Quini. Considera que el proceso secesionista abanderado por Carles Puigdemont es una «milonga» para «esconder toda la ruina que tenemos en Cataluña y en España».

Jordi San Segundo
Jordi San Segundo

«Mientras que los independentistas estén en boca de España y Rajoy tenga pelea con Cataluña no se habla de los casos de corrupción ni de otras cosas», observa. Ni se plantea participar en la votación porque nadie le garantiza la legalidad de la consulta. «¿Quien va a contar esos votos?. ¿España? ¿Cataluña?. Llevamos diez años con este tema y tanta culpa tiene el Gobierno central como el de la Generalitat», recrimina San Segundo, quien no entiende cómo para constituir una peña futbolística «te piden todo tipo de requisitos, un presidente, un tesorero y un montón de burocracia» mientras que, para una consulta de este calado, «resulta que todos son voluntarios y no se requiere nada».

Fotos

Vídeos