Volotea abandona Cataluña y traslada su sede social a Asturias

La aeronave Boeing 717 que Volotea bautizó como Asturias Spirit y que tiene basado en el aeropuerto asturiano. / DAMIÁN ARIENZA
La aeronave Boeing 717 que Volotea bautizó como Asturias Spirit y que tiene basado en el aeropuerto asturiano. / DAMIÁN ARIENZA

Tiene en el aeropuerto asturiano su única base en España, factura 300 millones al año, es la primera aerolínea en dar el paso y la única empresa que optó por el Principado

CHELO TUYA GIJÓN.

Es la primera empresa que, ante la ruptura independentista planteada por el Gobierno catalán, opta por trasladar a Asturias su sede social. Es, también, la primera aerolínea que abandona Cataluña, donde permanecen compañías como Vueling. Una que, curiosamente, fue fundada también por los actuales propietarios de Volotea.

Una compañía que trae como tarjeta de presentación una facturación en 2017 de más de 300 millones, una plantilla de 850 empleados, una flota de 20 aviones y una previsión de llegar a las 293 rutas en 13 países diferentes el próximo año. Una tarjeta de presentación en la que también figura que es en el aeropuerto de Asturias donde tiene abierta la única base que la aerolínea creada por Carlos Muñoz y Lázaro Ros tienen en España.

Tras una reunión del consejo de administración celebrada ayer, la compañía acordó «trasladar su domicilio social a Asturias». Lo hacen «con objeto de garantizar el desarrollo de su actividad» y «bajo la supervisión de las autoridades aeronáuticas europeas».

Aplauso de Fade y OTAVA

Es la crónica de una marcha anunciada, ya que Carlos Muñoz había dejado claro que «los últimos acontecimientos no son buenos y no ayudan mucho». Si bien era evidente que Volotea abandonaría una Cataluña independentista, no lo era tanto su destino y, desde luego, Asturias no figuraba en las quinielas.

Sin embargo, fueron las gestiones del presidente de la Federación Asturiana de Empresarios (Fade), Pedro Luis Fernández, las que decantaron una balanza que en la que el Principado tenía peso específico.

Porque de la relación entre Fernández y Muñoz surgió, ya en 2015, la implantación de Volotea en el aeropuerto de Asturias. Llegó tras un acuerdo tan pionero como no repetido: los ayuntamientos de Gijón, Oviedo y Avilés, así como las tres cámaras de comercio y la propia Fade se pusieron de acuerdo para financiar la apertura en Asturias de la primera, y hasta ahora única, base de Volotea en España. A aquellos 700.000 euros se sumaron los 3,2 millones que aportó el Principado. No de forma directa, sino tras ganar Volotea un concurso de promoción turística para abrir rutas directas entre Asturias y Venecia y Múnich.

Pedro Luis Fernández no ocultaba en la tarde de ayer su alegría por la decisión de Volotea. «Ha tenido la oportunidad de conocer esta tierra y la unidad que se genero entorno a la implantación de su base aquí». A título personal, aseguró que está «muy satisfecho como asturiano de que instale aquí su sede social».

Por su parte, la patronal de las agencias de viaje, OTAVA, no solo «aplaude» la decisión, sino que espera «que la apuesta redunde en un aumento de las rutas desde Asturias, lo que permitirá consolidar al turismo receptivo», señaló su presidente, Íñigo Fernández.

Fotos

Vídeos