Zoido reclama a la Generalitat que deje el «radicalismo» y se dedique a gobernar

El ministro del Interior pide a Carles Puigdemont que recupere la «sensatez» y deje de perseguir «a los que piensen diferente»

CAROLINA GARCÍA GIJÓN.

Recién acabado el Consejo de Ministros de ayer en Madrid, el titular de Interior viajó a Asturias entre los ecos de la crisis de Gobierno en Cataluña. En Gijón -tras visitar las comisarías de El Natahoyo y El Coto- Juan Ignacio Zoido no se reservó su opinión sobre los acontecimientos de Barcelona. Y envió un mensaje claro y rotundo al presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, tras destituir, horas antes, a tres de sus consejeros para colocar a sus afines y llegar hasta el final con el referéndum: «Que se dedique a gobernar para resolver los problemas de los demás». El ministro no solo tildó de «obsesión» el proceso de separación para «desconectar una comunidad autónoma del resto de España», sino que aseguró que lo que se está imponiendo ahora mismo en Cataluña es «la radicalización de un proceso. El radicalismo absurdo y absoluto que no va a llevar a ningún lado salvo a crispar más a una sociedad», matizó.

El ministro del Interior animó desde Gijón a los máximos responsables de la Generalitat a que «recobren cuanto antes la sensatez, que no persigan a nadie por tener una opinión que a lo mejor no coincide en absoluto con la que ellos tienen» y les recordó que gracias a la «ayuda» que reciben del Gobierno central «la sociedad catalana ha podido mantener la prestación de los servicios públicos y pagar las nóminas a los funcionarios». Esa es, a juicio de Juan Ignacio Zoido, buena prueba de que el Gobierno que lidera Mariano Rajoy busca el diálogo «con Cataluña, con la sociedad catalana y con la Generalitat» en los últimos años.

Como político defiende que su función debe ser la de resolver los problemas de los ciudadanos y que hoy en día, explicó, no son otros que el crecimiento del empleo, combatir el paro, resolver los problemas de infraestructuras, financiar la sanidad o combatir la amenaza del terrorismo. Todo lo demás, puntualizó, «es una absoluta equivocación». Esa es su máxima, dice, la de resolver los problemas de la sociedad y en eso, comentó, centra su labor desde que llegó a la cartera de Interior. Así, entre otras cuestiones, explicó que para mejorar la seguridad catalana y la de España apuesta por reforzar los vínculos con los Mossos d'Esquadra para que participen en la mesa de valoración del terrorismo que, a su juicio, es el camino «a seguir para servir a toda la sociedad».

En su visita a Asturias -esta mañana toma rumbo a Bilbao para participar en el homenaje al concejal asesinado en Ermua Miguel Ángel Blanco hace 20 años- mantuvo un encuentro con la presidenta del Partido Popular en la región, Mercedes Fernández, y con representantes del PP para analizar la situación de esta formación en el Principado.

Más información

Fotos

Vídeos