El Comercio
Premios Princesa

fotogalería

emilio Lledó, en la clase magistral de la Universidad de Oviedo. / Mario Rojas

Lledó: «Lo terrible es que un ignorante con poder determine nuestras vidas»

  • El Premio Princesa de Asturias de Comunicación y Humanidades ofrece una clase magistral en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Oviedo donde ha hecho una defensa de la educación pública

El filósofo sevillano Emilio Lledó, Premio Princesa de Asturias de Comunicación y Humanidades, ha realizado una defensa de las humanidades en contra del "pragmatismo" preponderante en la educación y ha subrayado que "lo terrible es que un ignorante con poder político y repleto de ignorancia determine nuestras vidas".

Lledó, que se encuentra en Oviedo para recibir el viernes de manos del Rey el galardón, ha ofrecido una clase magistral en la planta baja de la Facultad de Filosofía y Letras, en un acto en el que ha estado la directora general de Universidades e Investigación del Principado, Cristina Valdés, y la decana, Carmen Alfonso.

En un escenario improvisado, el profesor (Sevilla, 1927), vestido con traje gris y con bufanda al cuello, ha respondido de forma didáctica, clara y directa a las preguntas de una docena de profesores y alumnos de una facultad que ha considerado como su casa.

En el debate, se ha mostrado como un defensor "radical" de la educación pública y contrario a la "codicia" por un trabajo bien remunerado que se proyecta a los alumnos en algunas universidades y ha calificado de "aberración que el dinero sea el que mida el nivel de la educación". "Esa obsesión que se tiene desde jóvenes con ganarse la vida es la manera más terrible de perderla", ha recalcado recordando las ideas del filósofo Walter Benjamín.

El profesor se ha mostrado contrario a la ofuscación de algunos políticos de llenar las aulas de ordenadores que, en su opinión, ha de ser sólo un instrumento que no puede relevar la preponderancia de los libros y la riqueza de sus lecturas. Lledó, que pronunciará uno de los discursos en la ceremonia del próximo viernes en el Teatro Campoamor, ha afirmado que el abandono de las humanidades en las universidades es la "forma más feroz, inhumana, inhumanística, incultural (valga la expresión) de perder la vida". A su juicio, la educación universitaria en favor de la "sensibilidad" es "la manera de crear libertad, de ser libre, de ser humano". "Hay que seguir pesando, hay que seguir vivos. La filosofía es vida, la vida en el pensamiento, y por eso no podemos dejar de pensar, no podemos dejar de vivir", ha aseverado Lledó entre los aplausos de numerosos asistentes al acto.

Como valedor de la lectura, el filósofo sevillano ha reconocido que la prosa de "El Quijote", cuyos 12 volúmenes que posee ha "machacado", le siguen "enriqueciendo" y ha señalado como su "tesoro" un cuaderno en el que, con 9 años, escribía las "sugerencias" que le dictaban las obras de autores como Cervantes. El filósofo ha narrado cómo "un muchacho enclenque" hastiado del Madrid de la posguerra viajó en 1953 hasta Alemania con "6.000 pesetas" que había ahorrado dando clases para "aprender de verdad el griego, el lenguaje con el que nació la filosofía". "Allí descubrí la libertad intelectual", ha recordado Lledó, que ha destacado el sistema de educación alemán que percibió en su estancia en Heidelberg, donde fue alumno de Hans-Georg Gadamer, y donde conoció a filósofos como José Ortega y Gasset y Martin Heidegger, con el que, incluso, se "codeó" tomando unas cervezas en un bar.

Lledó fue distinguido por el jurado del Princesa de Asturias de Comunicación y Humanidades por su "relevancia internacional y trayectoria ejemplar".