El Comercio

Premios Princesa

Decenas de peticiones y reivindicaciones

vídeo

Una de las pancartas era «fartones V» y cuando comenzó la gala, voló.

  • La plaza de la Escandalera se volvió a llenar y uno de los gritos más escuchados fue «farturas no»

Galardonados sí, premios no. Esta fue la premisa más repetida entre los asistentes a la protesta que tuvo lugar ayer en la plaza de La Escandalera, mientras los invitados llegaban al teatro Campoamor para disfrutar de la gala. Entre los participantes había políticos del Ayuntamiento de Oviedo, Gijón y de la Junta General, pero también muchos ciudadanos. Una de ellas fue Agustina Guglielmetti. Cuenta que antes de llegar a la plaza de La Escandalera «me paró la Policía y me explicaron que formaba parte de una lista, en la que había muchas más personas registradas». «Que yo sepa estas enumeraciones negras se hacían en la época franquista y también nos quitaron los palos de las pancartas». En ellas se podía leer: «Somos reales, por un proceso constituyente» o «'farturas' no» y para que fuesen visibles, a continuación, las colocaron encima de las vallas que el Consistorio ovetense instaló para separar la zona de la manifestación de la que quería disfrutar del recorrido. Asimismo, expresó que todo lo que rodea a la Fundación Princesa de Asturias «no representa a Oviedo», ya que su patronato «es una mafia corrupta».

A su lado estuvo durante gran parte de la concentración Álvaro Villegas. Es uno de los tres Premios Extraordinarios Fin de Carrera que no acudió a la audiencia con Los Reyes, ya que prefiere estar al lado de las personas que «sufren». Ha estudiado Psicología, gracias a la beca que concede el ministerio de Educación, pero cuando recortaron la partida presupuestaria, le «quitaron 2.000 euros».

Por otro lado, el representante de la Corriente Sindical de Izquierdas en Liberbank (CSI), Marco Antuña, indicó que «los patronos tapan sus vergüenzas con actos como este». Igualmente, puso en la palestra el tema de si las administraciones públicas deben subvencionar a una fundación de carácter privado al pedir que se haga público «cuanto dinero se da y si esta cantidad de euros es producto de los recortes».

Pero en esta manifestación, no solo se pedía una solución a los problemas que hay en Asturias. Sergio Primiani trabajó en Venezuela, pero ahora reside en Gijón y lleva diez meses sin cobrar su pensión. Afirma que esta paga «está recogida en la constitución venezolana», pero desde que comenzó el año no ha recibido ni un euro. Con su particular protesta quiere «visibilizar la situación que tenemos y que los asturianos conozcan lo que nos pasa».

Representantes políticos

Como viene siendo habitual en los últimos años, representantes de Podemos y de Izquierda Unida acudieron a este evento para estar al lado de las personas que lo están pasando mal. Según comentó Lucía Montejo, diputada de la formación morada, «apoyamos la parte cultural, pero no estamos de acuerdo con el fasto». A estas declaraciones se le sumó el secretario general del partido, Daniel Ripa, quien resaltó que no acudía a esta cita como un representante de los asturianos, sino «como ciudadano». Incidió en que muchos de los patronos «son evasores fiscales que aquí dan lecciones éticas».

Por su parte, la portavoz de Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Oviedo, Cristina Pontón, ironizó con que fue «invitada a todos los actos, pero no tenía un modelo que poner». Además, el candidato a coordinador de IU, Alejandro Suárez, destacó con el mismo tono que «no necesitamos a Letizia para poner la ciudad en el mapa».

De Somos Oviedo, los representantes que asistieron fueron Fernando Villacampa e Ignacio Fernández del Páramo. El primero recalcó que «no queremos farturas» a lo que su compañero de partido en Gijón, Mario Suárez del Fueyo, añadió que «no se puede paralizar la vida municipal por actos como este».