El Comercio
Premios Princesa
Teresa Sanjurjo, ayer, antes de la presentación de la memoria.
Teresa Sanjurjo, ayer, antes de la presentación de la memoria. / ALEX PIÑA

El presupuesto de la Fundación Princesa bajó un millón de euros en los últimos cinco años

  • Cerró 2016 con un beneficio de 135.000 euros pese a que Oviedo redujo su subvención en 50.000 euros

La crisis y los vaivenes políticos también han pasado factura a la Fundación Princesa de Asturias, según se deduce de sus memorias anuales. La última, correspondiente al ejercicio 2016 y presentada ayer por Teresa Sanjurjo, revela un descenso tanto de sus ingresos como de sus gastos durante el último año respecto a 2015. Pero es que, además, si se comparan los datos con los de hace un lustro, las gráficas reflejan una brusca disminución en las aportaciones que sustentan la entidad. Y, así, si en 2011 el capítulo de ingresos sumó 6.314.103 euros, en 2016 se quedó en 5.282.792, la menor cuantía de la década. Una merma de más de un millón de euros. O lo que es lo mismo: un descenso de más del 16% en cinco años.

Pero la directora de la Fundación Princesa se centró ayer en las cifras de 2016, cuando la institución cerró el ejercicio con un resultado positivo de 135.000 euros a pesar de ese descenso de los ingresos del 3,32% respecto a 2015 (181.426 euros menos). Una bajada que Teresa Sanjurjo achacó a la reducción de la aportación del Ayuntamiento de Oviedo en 50.000 euros, a algunas operaciones societarias y, sobre todo, a una menor rentabilidad del patrimonio de la Fundación. Patrimonio que, según la memoria correspondiente a 2010, ascendía a 31 de diciembre de ese año a 29,8 millones de euros. Un ejercicio en el que la Fundación Princesa tenía «como objetivo primordial sufragar todas sus actividades con las rentas del patrimonio». Aunque también precisaba que, «mientras ello no sea posible, continúa siendo necesario recurrir a las aportaciones, a título de subvención, procedentes de diferentes personalidades e instituciones, fundamentalmente de los integrantes de los Patronatos de la Fundación y de los Miembros Protectores». Y de su «generosidad» -reconoció Sanjurjo- sigue dependiendo, a día de hoy, una Fundación en la que un 71% de las aportaciones son privadas (en 2015 este capítulo suponía el 61% del total), frente al 16% que representan las aportaciones públicas y el 13% que suponen las rentas del patrimonio, que «cayeron muchísimo» (sumaban un 23% el ejercicio anterior).

Pese a este «ajuste a la baja», Teresa Sanjurjo aseguró que las cuentas de la Fundación continúan «en la línea de estabilidad financiera» y que la falta de información sobre los ingresos que la entidad percibirá a lo largo del año, ya que los patronos tienen todo del ejercicio para realizar sus aportaciones, obliga a «controlar los gastos». Y, de hecho, en 2016, este capítulo experimentó un descenso del 2,19% respecto a 2015, hasta situarse en 5.147.182 euros, muy lejos de los 6.011.528 que se gastaron en 2011.

La prueba de esta «gestión rigurosa y contenida» es que las actividades culturales asociadas a la Semana de los Premios no paran de crecer y corren el riesgo de convertirse en «una quincena». Y también lo hace el impacto de las noticias generadas en los medios nacionales.

Cuentas, en todo caso, saneadas y con los objetivos cumplidos, que la Fundación Princesa presentará hoy a mediodía ante los Reyes en una reunión del Patronato que se celebrará en el Palacio de El Pardo.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate